Cómo eliminar la papada después de un tratamiento para perder peso

Entre las principales consecuencias de los tratamientos de la obesidad se encuentran la aparición de flacidez y descolgamientos, debido a la gran cantidad de peso perdido. Esta flacidez no solo se localiza en el abdomen y los brazos, sino también en zonas más visibles como el cuello o la papada. Si bien no se trata de un trastorno de salud grave, esta flacidez facial es un problema estético que estigmatiza y hace que muchas personas se sientan avergonzadas.

Qué es la banda gástrica

La flacidez en el cuello

La piel del cuello es muy fina y por ello suele sufrir el paso del tiempo con más intensidad que el rostro. Conforme envejecemos es normal que se haga visible la acumulación de grasa bajo el mentón o que aparezcan pliegues verticales y arrugas que empeoran nuestro aspecto. Si a esto le sumamos una pérdida de peso importante, lo más frecuente es que el cuello muestre una gran flacidez cutánea y muscular.

Orientador tratamientos de estética

¿Cómo podemos eliminar la papada?

La mejor manera de poner remedio a la flacidez y el envejecimiento del cuello es mediante un lifting cervicofacial, gracias al cual es posible eliminar los pliegues verticales que dan lugar al denominado ‘cuello de pavo’, retirar la piel sobrante y recuperar el contorno maxilar. Si tenemos grasa acumulada debajo del mentón se puede eliminar mediante una liposucción antes de realizar el lifting.

La liposucción de la zona de la barbilla se lleva a cabo mediante la introducción de una pequeña cánula que aspira el tejido adiposo. Una vez realizada se procederá a hacer el lifting para reubicar los músculos y eliminar el exceso de piel a partir de pequeñas e imperceptibles incisiones detrás de las orejas y debajo de la barbilla.

Tras la intervención, que se realiza con anestesia general y en quirófano para máxima seguridad del paciente, es habitual que la zona esté inflamada y que aparezcan hematomas que pueden durar entre 10 y 15 días. Durante el postoperatorio se administrarán antibióticos para prevenir posibles infecciones, antiinflamatorios y analgésicos para controlar las molestias.

El paciente tendrá que utilizar una venda elástica para comprimir la zona tratada y se le recomendará que duerma durante los primeros días con la cabeza erguida en posición semisentada. Además, no podrá realizar actividades físicas intensas que pongan en peligro la recuperación.

No obstante, se trata de un postoperatorio llevadero si se siguen las recomendaciones de los especialistas y se guarda el periodo de reposo prescrito. Lo habitual es que la inflamación desaparezca paulatinamente y que se puedan retomar las actividades diarias a los 20 días de la intervención. Aunque la mejora estética es evidente desde los primeros días, los resultados finales no se observarán hasta pasados unos tres meses.

Mantener unos buenos hábitos alimenticios ayudará en la lucha contra el envejecimiento y favorecen que la piel mantenga su elasticidad y a evitar que aparezca la flacidez en la zona.

A continuación, te proponemos una serie de alimentos que te ayudarán a mantener una piel perfecta.

5 Alimentos que son buenos para nuestra piel

  • Las espinacas contienen luteína, un potente antioxidante que previene la formación de arrugas, ya que mejora la elasticidad de la piel. También son ricas en vitaminas K y C que ayudan a fortalecer la piel y aumentan la circulación.
  • Los moluscos de concha, como los mejillones, las almejas y las ostras, deben incluirse en la dieta cuando queremos eliminar la papada, ya que tienen una gran cantidad de nutrientes que mantienen sanan la piel, sin la presencia de la grasa.
  • Los ajos son conocidos como el antibiótico natural que ayuda a mantener la piel sana y alejada del temido acné. Además, tienen propiedades antiinflamatorias que nos vendrán muy bien los días posteriores a la realización del lipoláser.
  • Los aguacates. Son el alimento ideal si nos hemos realizado un tratamiento lipoláser en la zona de papada, porque contienen una buena porción de grasa saludable gracias a los ácidos grasos omega-3. Además, nos aportan una buena hidratación y aumentan la producción de colágeno, lo que nos ayuda a mantener una piel flexible y retrasar el envejecimiento.
  • Los plátanos. La retención de líquidos no solo afecta a los pies y al abdomen, en la cara también hace estragos. Por eso, es necesario vigilar el equilibrio sodio/potasio en el organismo y los plátanos, por su alto contenido en potasio, nos pueden ayudar en este proceso. Otras frutas que tienen un alto contenido en potasio son las fresas, el melón y la papaya. Las podemos tomar por separado o en una suculenta ensalada de frutas.