Aumento de labios gracias al ácido hialurónico

Existen muchas sustancias para redefinir y modelar los labios que son capaces de darles el volumen y estructura que siempre has deseado, pero el ácido hialurónico se ha convertido en el relleno por excelencia para este tipo de tratamientos estéticos debido a sus numerosas ventajas frente a las sustancias empleadas hasta ahora.

El objetivo del aumento de labios es darles forma, estructura y volumen, rejuveneciéndolos, volviéndolos carnosos o corrigiendo posibles asimetrías.

En los últimos años los rellenos de ácido hialurónico han ido ganando terreno en el aumento de labios porque, a diferencia de otros rellenos, se trata de una sustancia natural que genera nuestro propio organismo y los efectos adversos son extremadamente raros. Además, con otras sustancias, como el colágeno o la grasa, es más difícil controlar los resultados y pueden aparecer reacciones no deseadas.

¿Cómo se realiza el aumento de labios con ácido hialurónico?

Tras un exhaustivo examen,el especialista determinará las zonas en las que se infiltrará el ácido hialurónico mediante el uso de pequeñas agujas. Es posible que también aplique un anestésico de uso tópico para reducir las molestias. Una vez inyectado, el ácido hialurónico dará forma y volumen a los labios, pero también les dará vitalidad gracias su gran efecto hidratante y rejuvenecedor. Se trata de un procedimiento no permanente, con lo cual el ácido hialurónico se ira reabsorbiendo con el tiempo.

Razones por las que elegir este relleno de ácido hialurónico:

– Permite controlar mejor el volumen que van adquiriendo los labios.

– Puedes hacer el tratamiento de forma gradual, inyectando el ácido hialurónico de manera progresiva en varias visitas que realices al especialista hasta alcanzar los resultados que deseas.

– Las posibles protuberancias que se formen por el movimiento de los labios se disuelven fácilmente.

– La leve inflamación resultante del tratamiento es menor que la que se produce con otros rellenos y técnicas.

– Se trata de un procedimiento no permanente y su duración suele ser de unos seis meses, después de los cuales es necesario retocar los labios con nuevas inyecciones (infiltraciones).

– Las reacciones alérgicas y los efectos adversos son muy poco frecuente, y como mucho puedes presentar algo de hinchazón, pequeños hematomas y enrojecimiento en la zona en la que se ha inyectado el acido hialurónico.

Después del tratamiento solo hay que tener en cuenta algunas precauciones, como evitar frotar, presionar o mordisquear los labios, y la exposición directa al sol hasta que haya disminuido la inflamación y los labios hayan adquirido su volumen definitivo.