Con el nuevo tratamiento de hilos tensores o lifting no quirúrgico, llega una nueva ingeniería a la medicina estética ya que suponen un salto cualitativo frente a los tratamientos anteriores. Mediante esta técnica, el especialista consigue elevar los tejidos relajados para dar al rostro un aspecto más joven y saludable, preservando los rasgos y las características naturales de cada persona. Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, sencillo y que aporta muy buenos resultados de forma inmediata y a largo plazo.

Estos hilos tensores han sido utilizados desde hace tiempo en cirugía cardiaca y oftalmológica por lo que está ampliamente consensuada su respuesta de biocompatibilidad. Cada hilo está provisto de pequeñas espículas que le permiten anclarse en el tejido celular subcutáneo. Una vez introducidos, los hilos traccionan y se produce una estimulación natural de la estructura del tejido, obteniéndose un efecto lifting. Su colocación se realiza con una técnica sencilla y ambulatoria, siempre por especialistas médicos, mediante agujas finas sin realizar incisiones ni anclajes y se realiza con anestesia tópica.

Con esta técnica se consiguen elevar las mejillas, recuperar del óvalo facial, mejorar los surcos nasogenianos, borrar las líneas de o arrugas peribucales, camuflar las arrugas del contorno de los ojos, así como elevar las cejas, mejorar el doble mentón, reafirmar el cuello, etc. Los resultados son visibles a partir del primer mes y su efecto dura de 12 a 18 meses, dependiendo del tipo de piel, edad y respuesta. La implantación de hilos tensores de Polidioxanona no presenta efectos secundarios severos, pero si pueden aparecer efectos habituales en este tipo de tratamientos de medicina estética mínimamente invasivos como  inflamación y/o hematomas que se resuelven rápidamente.

La aplicación de este tratamiento no sólo obtiene buenos resultados en cara y cuello,  los hilos POD, al existir de distintos tamaños, también  se pueden colocar en la región interna de los muslos, el interior de los brazos, los muslos, las rodillas, los glúteos y el abdomen, produciendo  un sutil  “retensado” y  mejorando el aspecto  del contorno corporal.

Es necesario saber que el tratamiento está contraindicado en mujeres embarazadas y pacientes con infecciones activas –herpes, impétigo, erisipela- o que estén bajo tratamiento médico con anti-inflamatorios, aspirina o anti-coagulantes, así como pacientes inmunosuprimidos o con tratamientos inmunosupresores.

Además el tratamiento con hilos tensores POD se puede combinar para lograr unos resultados óptimos, con otras técnicas de rejuvenecimiento facial como la toxina botulínica, la mesoterapia con vitaminas, el láser o las infiltraciones de plasma rico en factores de crecimiento.