¿Tienes la piel muy seca? Es posible que el frío, la lluvia, la nieve, el viento… Los cambios bruscos de temperatura sean los principales causantes de la sequedad de tu piel. Todos estos agentes inciden directamente en las distintas capas de la piel y hacen que se resienta, perdiendo hidratación y elasticidad.

En invierno es más fácil descuidar la piel que en verano, sobre todo con la protección solar, pero no podemos olvidar que los rayos ultravioleta que dañan la epidermis, no descansan con las bajas temperaturas, es más, tienen compañeros de viaje que producen el fotoenvejecimiento de la piel, y al que hay que prestar especial atención.

Consejos para tratar la piel muy seca

Además de los agentes externos, que inciden en la hidratación de la piel, hay que añadir la falta de humedad ambiental durante los meses de invierno, y  que ayuda a resecar aún más la piel, te contamos algunos consejos para evitar tener la piel muy seca:

Poner humidificadores

Coloca humidificadores en los lugares donde más tiempo pases, de esa forma, aumentará el nivel de humedad en los ambientes cerrados y evitaras tener la piel muy seca.

Duchas demasiado calientes

No te duches con agua muy caliente, de esta manera, reduces el contraste de temperatura, y la piel no pierde tanta agua en el proceso de adaptación de una temperatura a otra.

Crema hidratante

Utiliza una crema hidratante adecuada para tu tipo de piel. Cada piel es un mundo, ya sea seca, sensible, grasa o mixta, no salgas de casa si una buena hidratación sobre tu piel.

Protección solar

No te olvides del factor de protección solar, incluso los días grises y lluviosos los rayos UVA penetran en las nubes para incidir de manera directa en nuestra piel.

Abrígate con bufanda

Cuando la temperatura sea muy baja, intenta protegerte la cara con una bufanda y con unas buenas gafas de sol.

Bebe mucho líquido

Uno de los mejores y más sencillos remedios para evitar la piel muy seca es beber abundante agua, aunque la necesidad y deseo de ingerir líquidos en invierno es menor que en verano, también necesitamos estar hidratados para que la piel no pierda su elasticidad. Prueba a tomar infusiones calientes, además de mantenerte hidratado, te ayudarán a sentirte bien por dentro.

Limpia la piel en profundidad

todas las noches antes de hidratarla, es muy importante eliminar toda la suciedad que se ha ido acumulando a lo largo del día en nuestro rosto, así, la crema hidratante que apliques antes de ir a dormir, podrá penetrar bien y llegar hasta las células cutáneas durante la noche.

Para la piel muy seca: Un extra de hidratación con mesoterapia

La mesoterapia consiste en una técnica con la que te aplican unas pequeñas dosis de vitaminas y ácido hialurónico, que enriquecen las células cutáneas y ayudan a que la piel se mantenga hidratada durante más tiempo.

Cuida lo que comes

La alimentación es clave para mantener a raya la piel muy seca, intenta consumir verduras de temporada, en  invierno, las de hoja verde, las sopas, los caldos y las cremas son una buena fuente de líquidos necesarios para mantenerse hidratado, y para nutrirse de las vitaminas que necesita la piel para no perder elasticidad.