El acné facial no es solo un problema de los adolescentes. No te preocupes si has dejado hace tiempo esa etapa de tu vida y sigues con los antiestéticos “granitos”.

El acné facial

Tienes que saber que el acné facial aparece cuando las células muertas de la piel (que se regeneran más o menos cada 21 días) y la grasa propia de la piel se sitúan encima de los folículos capilares de la piel y los bloquean. En esta situación, las bacterias campan a sus anchas y producen los granos, que en ocasiones se inflaman o se enrojecen, dando un aspecto nada favorecedor.

A diferencia de los adolescentes en los que el acné se sitúa en la frente y en la espalda, en los adultos éste se localiza sobre todo en la parte inferior de la cara, es decir, alrededor de la boca y en la barbilla.

¿Cómo tratar el acné facial que no se va?

Lo primero de todo hay que ponerse en manos de un especialista que analice las características de nuestra piel para ver las posibles soluciones para acabar con la formación de granos.

Una recomendación básica a la hora de tratar el acné facial es seguir una buena pauta de limpieza.

Lociones faciales

Existen diferentes productos en el mercado para lavar bien la cara y lociones que contienen antibiótico para desinfectar las lesiones producidas por el acné. Lo importante es mantener limpios y desobstruidos los conductos pilosos donde se forman los granos para evitar su desarrollo.

Peeling facial

Si con esto no basta, no te preocupes, puedes optar por hacerte un peeling. En este tipo de tratamientos, cuyo objetivo principal es ayudar a la piel a que se regenere.

Es decir, eliminamos las células muertas, que son una de las principales causas de la formación del acné, y se facilita la regeneración de las células de la piel, ya que a través del peeling se aumenta la producción de colágeno y elastina, dos elementos claves para la piel. De esta forma, con el peeling se consigue limpiar a fondo la piel y evitar la formación de nuevos granos.

Existen varias opciones para hacer un peeling, que van desde el químico, que se hace con sustancias que eliminan las células muertas, hasta el mecánico, con el que a través de un dispositivo se eliminan los residuos celulares.

Además de terminarcon las células muertas, el peeling reduce las cicatrices originadas por el acné facial y ayuda a que la piel se regenere y recupere su aspecto inicial.