La fiebre de las fotos con la cámara frontal del móvil o selfies,  ha llegado para quedarse, y la gran pregunta es ¿Podemos llegar a tener obsesión con los selfies?

¿Qué es hacerce un selfie?

Hace unos años preguntabas a la primera persona que pasaba por la calle si era tan amable de hacerte una foto; ahora eres tu mismo quién, con la cámara frontal de los dispositivos móviles o las tablets, puedes cuadrar todos los elementos que quieres que aparezcan en la fotografía, Es decir, hacerse un selfie es fotografiarse a uno mismo, y nadie se extraña cuando ve a alguien hacerse un selfie en cualquier sitio, sin embargo, la obsesión con los selfies ha ido más allá, pues no ha cambiado sólo tus costumbres para hacer fotos, aquí te lo contamos:

¿Pueden los selfies envejecer nuestra piel?

Según los datos de la Academia Americana de Cirugía Plástica Facial y Reconstructiva (AAFPRS)  han aumentado los retoques estéticos en el rostro de mujeres jóvenes y adolescentes.

En general la piel no necesita grandes retoques estéticos  hasta pasados los 30 años

Esto resulta curioso, pues la piel no necesita importantes retoques estéticos hasta pasados los 30 años, salvo casos concretos. Entre los motivos que revelan los cirujanos en una encuesta anual, se encuentra la influencia de las famosas a través de las redes sociales.

Este tipo de fotos muestran primeros planos del rostro, y en ocasiones, puede generar, sobre todo en las chicas jóvenes, una auténtica obsesión con los selfies, que hace que se  preocupen demasiado por parecer perfectas.

Puede que la presión social a la que hoy en día nos vemos sometidos, aumente la importancia que le damos a nuestro aspecto físico hasta llegar al límite de la frivolidad, la gente cada vez más joven piden asesoramiento para realizarse rinoplastias, tener unos pómulos más marcados, relleno de labios con ácido hialurónico  y retoques de párpados, etc, con la idea es tener un aspecto perfecto en las fotos que publican en sus redes sociales.

Para evitar el aspecto de cansancio en el rostro, también se someten a tratamientos que buscan rellenar las ojeras con inflitraciones o eliminar el color con radiofrecuencia facial.

A partir de los 30 años, las preocupaciones estéticas cambian,y los tratamientos cómo el botoxpara rellenar las primeras arrugas o líneas de expresión son imprescindibles para parecerse más a iconos mediáticos y famosos.

En definitiva, los expertos advierten que la obsesión con los selfies e idolatrar estereotipos, puede favorecer la aparición de inseguridades, frustración, ansiedad e incluso depresión al no ver sus expectativas cubiertas, y no llegar nunca a ese ideal de belleza que tienen en la mente.

Esta tendencia y obsesión con los selfies no es nada sano, pues debería fomentarse la belleza particular y natural de cada rostro, aceptarnos como somos, y buscar otra manera de mejorar nuestra autoestima. Además, en el caso de las pacientes más jóvenes, los expertos recomiendan esperar unos años antes de someterse a cualquier tipo de cirugía plástica para rejuvenecer la piel.