Sabemos lo importante que es alcanzar el equilibrio para sentirse bien por dentro y por fuera, y sin duda, una piel radiante y rejuvenecida favorece estar agusto con nosotros mismos.

Skinboosters aprovecha el poder científicamente probado de ácido hialurónico estabilizado para ofrecer una hidratación en profundidad, donde más se necesita. Esto mejora la calidad de la piel, proporcionándole un brillo natural y una hidratación prolongada durante meses.

El ácido hialurónico es una sustancia “amante” del agua que se encuentra de forma natural en el organismo. Tiene muchas funciones, una de las cuales es el mantenimiento de los niveles de hidratación en la piel. Para ello, atrae y une las moléculas de agua en la piel, dándole así su firmeza, elasticidad y luminosidad. Sin embargo, a medida que envejecemos, nuestra calidad de ácido hialurónico disminuye. Esto puede derivar en una piel apagada y seca.

Este tratamiento consigue un rejuvenecimiento facial al instante ya que trabaja desde adentro hacia afuera para reponer las reservas naturales de ácido hialurónico a través de ‘microinyecciones’, de ácido hialurónico estabilizado de larga duración, que son administradas por nuestros profesionales médicos.

Este novedoso enfoque supone trabajar para mejorar la calidad de la piel al aumentar los niveles de hidratación profunda de la misma, consiguiendo unos resultados naturales que se aprecian también en la superficie de la piel – aumento de la suavidad general, la elasticidad, estimulación de colágeno, firmeza y luminosidad.

Puede utilizarse tanto para hombres y mujeres de todos los tipos de piel, para las personas con piel más joven o más madura, en la cara, labios, cuello, manos y escote… No se utiliza solo como un tratamiento de rejuvenecimiento facial, sino también para mejorar la estructura de la piel, por ejemplo, en la piel con marcas de acné, cicatrices o foto-dañada.

El ácido hialurónico cuenta con un importante bagaje de uso cosmético y médico, y su eficacia y seguridad han sido demostradas en numerosos estudios clínicos.