Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

¿Cómo detectar la fibrilación auricular?

De todas las arritmias que existen, la fibrilación auricular es la más frecuente y según datos de la Sociedad Española de Cardiología, es un problema que afecta a unas 650.000 personas España.

La fibrilación auricular

Para detectar la fibrilación auricular se cuenta con el electrocardiograma, una prueba que determina cómo funciona el corazón.

Y es que mediante unos electrodos que se colocan en el cuerpo del paciente, sobre todo cerca del corazón, en los brazos y en las piernas, se recoge la actividad que tiene el corazón y sus impulsos eléctricos.

Los electrodos se pegan a la piel mediante unos adhesivos que tienen en la parte interior, justo en las zonas en las que mejor se registra el latido del corazón.

Una vez que el paciente está preparado y tranquilo se empieza a registrar la actividad cardiaca en unos gráficos que luego interpreta el cardiólogo. De esta forma, se puede conocer cómo funciona el corazón, qué ritmo tiene y qué tamaño tienen las cavidades, es decir, las aurículas y los ventrículos.

Riesgos 

Además de elevar el riesgo de ictus , también aumenta las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio.

El ictus aparece cuando se tapona o se rompe uno de los vasos sanguíneos que riega el cerebro.

En esas circunstancias, no llega oxígeno a las células nerviosas y se mueren.

Las personas que tienen fibrilación auricular tienen un riesgo elevado de ictus porque ese trastorno cardiaco puede producir trombos .

Si está localizada la fibrilación auricular en la aurícula izquierda puede bloquear la arteria cerebral y como consecuencia de este bloqueo se produce el ictus. Por eso, es imprescindible que los pacientes con fibrilación auricular  tengan un cuidado extremo a la hora de seguir el tratamiento anticoagulante para evitar la aparición de trombos.

Prevención

Las recomendaciones establecen la necesidad de llevar a cabo un electrocardiograma en personas mayores de 55 años, en las que tengan antecedentes familiares o las que tengan más factores de riesgo cardiovascular.

Con una sencilla técnica se puede prevenir la aparición de un ictus, enfermedad que plantea unos graves  problemas en términos de incapacidad. El electrocardiograma es una técnica indolora, fácil de llevar a cabo y sin efectos adversos. Conocer el riesgo que tiene una persona con fibrilación auricula de sufrir un ictus es clave para llevar a cabo unas correctas pautas preventivas.