Correr es un deporte de impacto y repetición de movimientos que, evidentemente, no está libre de lesiones. Sin embargo, podemos prevenir las lesiones del corredor, siguiendo unos sencillos consejos que te contamos a continuación:

1) Trabajar la base aeróbica

Es normal que los corredores queramos siempre ir a tope o conseguir bajar el ritmo medio, pero entrenadores experimentados como Óscar de las Mozas (Coentrena) o José Acosta, prefieren centrarse en una buena base aeróbica, es decir, correr por debajo de nuestros umbrales de resistencia, a ritmos más suaves para evitar la fatiga, dejar que el cuerpo se oxigene y prevenir las lesiones del corredor. ¡Ármate de paciencia! Te costará adquirir esta base, pero a la larga, lo agradecerás.

2) La postura al correr

Posiblemente, los corredores más elegantes que existen son los mediofondistas, pues no están demasiado fibrados como los velocistas, ni muy delgados como los maratonianos. Por tanto, en general, la técnica de carrera de los mediofondistas, es la ideal: Cabeza alta, mirada al frente, braceo constante, pecho abierto y zancada elegante. Sin duda, mantener una alineación corporal, facilita la zancada, pues esta se realiza debajo de la cadera y hace que ganemos en eficiencia. Os recomendamos leer el libro de Isabel del Barrio “Correr es algo más” y realizar un estudio de nuestra pisada, que nos ayudará a conocer qué tipo de zancada tenemos al correr, para escoger la zapatilla que mejor se adapte a nosotros y prevenir las lesiones del corredor.


3) La importancia de sentirnos fuertes

En todos los buenos planes de entrenamiento entra la parte de core o fuerza. Pues tener un buen estado físico no es solo correr. Igual de importante es realizar abdominales, planchas, flexiones, sentadillas, ejercicios de tobillos, pies de puntillas o triceps. Llevar a cabo rutinas de este tipo de ejercicios, nos ayudan a evitar que todo el peso del cuerpo recaiga sobre los pies, lo que, a la larga, nos ayudará a tener una mayor resistencia en carrera, y a prevenir las lesiones del corredor.

4) La técnica de carrera

Para llegar ser un buen corredor, debemos dedicar al menos, dos veces a la semana, a realizar ejercicios de técnica de carrera: Skipping, vallas, escaleras, multisaltos, etc. Estos ejercicios son parte fundamental del entrenamiento, puesto que, conforme vamos cansándonos a lo largo del entreno o carrera, vamos perdiendo la postura, la técnica, y nuestra zancada deja de ser eficiente. Por tanto, ir poco a poco adquiriendo una buena técnica, nos ayudará a prevenir las lesiones del corredor.

Medicina Hiperbárica para lesiones deportivas

5) Dime cómo pisas y te diré qué te duele

Por último y no menos importante, no olvides la importancia de realizarse un análisis de la pisada, como dice el especialista en podología deportiva, Ángel de la rubia, «El pie es demasiado complejo como para frivolizar con él». Un estudio de la pisada, ayuda a ser más eficientes y evitar las temidas lesiones.

#QueNadaTePare