Salir a correr es posiblemente uno de los deportes más accesibles y baratos de practicar, pues no necesitas más que una camiseta, pantalones, calcetines, zapatillas de deporte, y tu propia fuerza de voluntad. Sin embargo, es importante que estos cuatro básicos, fáciles de adquirir para cualquier bolsillo, sean los adecuados, en este artículo te explicamos la ropa que debes usar si eres corredor.

Aunque nuestra motivación para salir a correr no debería ser la ropa que usamos, sino las ganas de superarnos, luchar contra el estrés y mejorar nuestra salud, lo cierto es, que llevar un modelito a la última nos influye más de lo que creemos, por suerte, hoy en día, el mercado tiene variedad para todos los gustos, para que, sin renunciar a tu estilo, no descuides la ropa que debes usar si eres corredor.

Lo primero y más importante antes de iniciarte en el maravilloso mundo runner es, hacerse una prueba de esfuerzo previa para valorar nuestro corazón, la resistencia a los esfuerzos constantes y la capacidad pulmonar que tenemos.

Superada esta primera etapa, toca valorar el material y la ropa que debes usar si eres corredor para comenzar:

Zapatillas de running

Hacerse con unas zapatillas adecuadas es lo más importante. Antes de hacerte con ellas debes tener en cuenta:

Tipo de pisada

Para conocer la manera de plantar el pie cuando corremos, debes acudir a un centro especializado donde te realicen un estudio de la pisada, que de respuesta a tus necesidades.

Peso

Es importante definir nuestra composición corporal, para poder hacernos con unas zapatillas que lleven el refuerzo y amortiguación necesaria.

Distancia media que solemos correr

En función de los km que hagamos, o tengamos intención de hacer, habrá unas zapatillas para nosotros con una ligereza, materiales, y durabilidad concretos.

Terreno

Te guste correr por asfalto, mixto, arena o montaña, para cada tipo de terreno existe su zapatilla.

Calcetines especiales para correr

La elección de unos calcetines adecuados es también esencial para sentirnos cómodos en cada pisada, y para que el pie transpire adecuadamente. Los condicionantes para escoger un buen par de calcetines son, al igual que con las zapatillas: la distancia, el terreno y la época del año, pues no nos vestimos igual en invierno que durante los meses de calor.

Aunque no lo creamos, la temperatura exterior afecta mucho a nuestros pies,también es importante escoger el tipo de caña o altura del calcetín, Baja, media o alta, que mejor se adapte a nosotros.

Las rozaduras y ampollas dependen en gran medida, del uso de un buen calcetín sin costuras.

Pantalones o mallas de running

Con un buen par de calcetines y zapatillas, toca escoger unos pantalones, malla y demás complementos para nuestras piernas. Existen en el mercado, diversos estilos y texturas en función de la estación del año, tipo de entreno y las preferencias de cada corredor.

Cuando salimos a correr en invierno, es importante llevar algo más de protección. Además, cuando empezamos a correr, nuestras piernas están frías, por tanto, protegerlas adecuadamente ayudará a que entren rápidamente en calor, evitando así, la sensación de pesadez en las piernas. Para ello, podemos usar mallas largas, piratas o cortas que mantengan la temperatura de isquiotibiales y cuádriceps. Para el verano, con un pantalón corto será más que suficiente, siempre mejor con braguero en el caso de los hombres.

Camisetas de running

En verano

A la hora de escoger una camiseta para practicar cualquier tipo de deporte, debemos buscar tejidos transpirables, cómodos que eviten rozaduras en partes sensibles como pezones, axilas u hombros. Como norma general, “Mejor ir holgado que ajustado”.

En invierno

Para la época de más frío, las camisetas térmicas o de compresión son nuestro mejor aliado para evitar quedarnos fríos. La elección del color de la ropa, es indiferente, pues para gustos los colores, sin embargo, no está de más, usar ropa con colores vivos que nos hacen más visibles en la oscuridad, y además, evitan una mayor retención del calor en verano.

Para las chicas

En el caso de las mujeres, también es importante escoger un buen sujetador o top deportivo que nos resulte cómodo, pues el peso del pecho y su oscilación en carrera, pueden provocar rozaduras en la parte delantera, o problemas de espalda.

En definitiva, conviene protegerse bien y asegurarse prendas deportivas ergonómicas.

Segunda capa

Según las condiciones climatológicas, podemos añadir alguna otra prenda a nuestro vestuario tales como:

  • Cortavientos: Ideal para días de viento o de luvia ligera.
  • Camiseta térmica: Para salir a correr en los días de invierno, mantiene la temperatura corporal y permite la transpiración del sudor, evitando así, dejar el cuerpo frío.
  • Gorro o gorra: Junto con los pies, la cabeza es una fuente de perdida de temperatura muy importante por tanto, conviene protegerla en invierno y verano con el uso de estos complementos.
  • Guantes: Es un complemento prescindible, sin duda, depende de cada corredor.

Siempre ropa cómoda

No hay duda, aunque al empezar a correr sintamos algo de frío, a los 10 minutos ya habremos roto a sudar y nos sobrara la ropa. Hay una regla aplicable que consiste en, aumentar 8 grados la temperatura que nos marca el termómetro, para conocer la sensación térmica que tendremos durante el entreno o carrera.

Es imprescindible usar siempre ropa cómoda que transpire bien y mantenga el cuerpo a temperatura constante, para no llegar a la deshidratación o la sensación de frío, que además, puede ponernos enfermos.

Como último consejo, lavar la ropa de deporte nueva antes de usarla, puede evitar la aparición de rozaduras y ampollas incómodas.

#QueNadaTePare