El sobreentrenamiento se caracteriza por la persistencia en el deterioro de la capacidad de rendimiento. Una persona sufre sobreentrenamiento cuando no asimila bien el esfuerzo realizado y, en contra de lo deseado, empeora su capacidad física.

Para saber si nos estamos excediendo en el deporte, hay varios síntomas que harán que el sobreentrenamiento de la cara:
•        Irritabilidad, apatía, inactividad.
•        Alteración del sueño.
•        Pérdida de peso de forma generalizada.
•        Disminución del rendimiento físico.
•        Alteración de la frecuencia cardíaca en reposo.
•        Importante falta de concentración y atención.
•        Sensación de cansancio a la hora de realizar simples acciones.
•        Pesadez muscular, molestias y dolores.
•        Falta de coordinación en diferentes movimientos.

Una persona que sufre sobreentrenamiento, no tiene porque ser sólo por un exceso de ejercicio físico, en ocasiones, su causa principal es la falta de descanso, no llevar una buena alimentación, no hidratarse todo lo necesario (beber al menos dos litros de agua al día), etc.

Lo más recomendable  lo más recomendable es hacerse una prueba de esfuerzo, además de una analítica. De esta manera, los médicos especialistas podrán dar con la tecla y orientarnos para conocer cuál es el origen de ese sobreesfuerzo que nos ha llevado a sentirnos débiles, poniendo el peligro, no solo nuestro rendimiento deportivo, sino también nuestra salud.

¿Qué hacer si nos diagnostican sobreentrenamiento?

Lo más habitual es que el médico especialista que nos ha diagnosticado sobreentrenamiento, nos recomiende sobre todo, descansar. Hacer un parón en nuestra rutina de entreno y actividad física durante un tiempo y tratar de eliminar aquellos hábitos que nos ha llevado a esta situación.

No debemos olvidar que el descanso es tan importante como llevar una alimentación y una rutina de ejercicio adecuada a nosotros, pues la naturaleza es sabia, y todo nuestro organismo, físico y mental, está conectado. Si algo falla, sencillamente no funcionamos. Por tanto, no te lances a entrenar por tu cuenta, acude a un médico que evalúe tu estado físico con el objetivo de crear un plan adecuado que te ayude a rendir en tus entrenamientos sin poner en peligro tu salud.

#QueNadaTePare