La soledad del corredor de fondo es la sensación de libertad que todo runner experimenta cuando consigue rodar 60’ a un ritmo vivo, y es capaz de evadirse al escuchar el sonido de la naturaleza. Regalarse estos momentos de disfrute de uno mismo, son esenciales para sentir ese equilibrio entre cuerpo y mente. Sin embargo, son muchos los beneficios de correr en grupo, sobre todo cuando te estás iniciando en este deporte, ya que nos puede ayudar a engancharnos y adquirir una rutina.

1) No hay espacio para excusas

Ya hemos contado que lo más importante para progresar es mantener una rutina durante varias semanas. Si corremos en grupo, será más fácil vencer las mil excusas que se nos presentan cada día para no salir a practicar deporte. Por tanto, no lo pienses más y haz pandilla, ya sea con amigos, familia, o porque no, tus vecinos. Proponed quedadas, al menos dos días en semana, y aprovéchate de los beneficios de correr en grupo.

2) Es más fácil mantener el ritmo

Cuando corremos solos, nuestro ritmo está inevitablemente determinado por la música, la coreografía del terreno o las sensaciones de cada momento. Sin embargo, uno de los beneficios de correr en grupo, es que entre todos los miembros del grupo, vais marcando y manteniendo un ritmo adecuado y cómodo para todos. De esta manera, se evitan los tirones o cambios bruscos de ritmo, que pueden ocasionarnos molestias como el flato.

3) Alcanzar los objetivos

«Tira tu que yo no puedo»… Cuántas veces no habremos pronunciado estas angustiosas palabras durante un entrenamiento o carrera. Pues bien, otro de los beneficios de correr en grupo, es precisamente evitar llegar a este estado de desmotivación y agotamiento. Correr en grupo nos puede ayudar a superar nuestros días de bajón en los que entrenar, es lo que menos nos apetece para alcanzar así, los objetivos que te has planteado para tu próxima carrera.

4) Permite mantener una conversación según el entrenamiento del día

Esto es fundamental, por supuesto que para mejorar nuestro ritmo, debemos también incluir en nuestra rutina de entrenamiento, series de calidad, otras veces buscaremos la soledad del corredor, sin embargo, en ocasiones es muy bueno ser capaces de correr a un ritmo que permita mantener una animada conversación con el grupo, pues es la mejor señal para descubrir y acostumbrar nuestro cuerpo al ritmo de carrera.

«La fuerza está en el grupo. Solo irás más rápido pero acompañado llegarás más lejos».

5) El día D

Cuando llega el día de la carrera que con tantas ganas has preparado, esa tirada larga, o el día en que te toca entrenar las series fuertes, si tenemos un grupo que nos ayude o se vaya alternando en al cabeza, el objetivo será más fácil de cumplir.

No necesitas más buenas razones, ¡Busca tu grupo! qué la fiebre running está llena de ellos.

#QueNadaTePare