El síndrome de la rodilla del corredor, es una de las lesiones más frecuentes entre las personas que practican el running.

¿Qué es el síndrome de la rodilla del corredor?

La cintilla iliotibial es una banda fibrosa que se extiende a lo largo de la cara lateral del muslo, desde el glúteo medio hasta el vasto lateral.

Cuando hay sobrecarga o una inflamación aparece el síndrome de la rodilla del corredor, que aunque es habitual en los corredores, también puede darse en otros deportistas. De hecho, también es frecuente entre quienes practican otros deportes como el ciclismo o remo debido a las flexiones repetitivas.

Síntomas del síndorme de la rodilla del corredor

El síndrome de la rodilla del corredor se caracteriza por la aparición de un dolor intenso en el lateral de la rodilla que impide la marcha. Este dolor se calma si mantenemos reposo, sin embargo la molestia vuelve a aparecer en cuanto se reinicia la actividad física.

Factores que favorecer su aparición 

  • Sobrecarga de la articulación: Esta sobrecarga en la articulación de la rodilla, suele aparecer como consecuencia del incremento brusco de la intensidad y del tiempo dedicado a la actividad deportiva.
  • Problemas de alineación: Desde el eje de las piernas, y en los músculos abductores de la cadera.
  • Pronación excesiva
  • Mala técnica de carrera y problemas de la pisada: Para evitar esto, lo más recomendable es realizar ejercicios de técnica de carrera, además de hacerse un estudio de la pisada.

Otros factores que pueden llevarte a padecer el síndrome de la rodilla del corredor :

  • Zancada excesiva que obliga a forzar la flexión.
  • Tensión en la cintilla por excesiva curvatura de las piernas.
  • Correr en terrenos demasiado duros, blandos o irregulares.
  • Uso de calzado inapropiado.

¿Qué hacer si sufres el síndrome de la rodilla del corredor?

Ante las primeras sospechas de un síndrome de cintilla iliotibial o la rodilla del corredor, es fundamental acudir al especialista en medicina del deporte para que valore nuestra situación, el origen del síndrome y las posibles soluciones.

Tras hacernos un estudio biomecánico y de la pisada, los especialistas podrán determinar cuál es el tratamiento más adecuado. Es posible que complemente estas pruebas con algunas técnicas de imagen, como una resonancia o una ecografía.

Tratamientos

Entre los tratamientos más frecuentes para tratar de la cintilla iliotibial o la rodilla del corredor, se encuentran:

  • los analgésicos y antiinflamatorios.
  • la aplicación de frío.
  • los estiramientos y la fisioterapia.

También es habitual el uso de radiofrecuencia, ultrasonidos, láser, electrolisis y parches tópicos de lidocaína.

El tratamiento de la rodilla del corredor dependerá siempre de la gravedad del trastorno, y será el médico quien determine cuál es el que mejores resultados nos puede dar.