Con tantos huesos, ligamentos, tendones y articulaciones, las lesiones de muñeca son un blanco fácil a la hora de hacer deporte, bien porque se usan para practicarlo, o por dañarlas  en caídas.

Las lesiones pueden ser agudas, es decir, aparecen como consecuencia de un traumatismo. Pero también pueden ser lesiones crónicas por sobreentrenamiento y movimientos muy repetitivos con las muñecas, como ocurre en deportes como el tenis, golf, pádel, baloncesto, yudo, pesas… en general, en todos los deportes de contacto.

Dolor de muñeca: Problemas traumáticos más comunes

Los problemas traumáticos más comunes por las lesiones de muñeca son:

  • Dislocación de las articulaciones.
  • Distensiones musculares.
  • Rotura de huesos, en especial del escafoides.
  • Lesiones en los ligamentos.
  • Inflamación.
  • Fracturas por sobrecarga.

Síntomas de lesiones en la muñeca

Si estás realizando cualquier tipo de deporte y recibes un impacto en la muñeca, es posible que sientas alguno de esos síntomas:

  • Dolor fuerte en la zona.
  • Hinchazón considerable.
  • Hematoma en la muñeca o en la mano.
  • Incapacidad para moverla.
  • Sientes un chasquido al doblarla.

Lesiones en la muñeca más frecuentes

  • Fractura del hueso del escafoides

Se suele producir cuando te caes con la mano extendida y todo el peso de tu cuerpo recae sobre la mano. Se traduce en un dolor fuerte al mover la muñeca que se extiende hasta el pulgar. Con una radiografía y según sus características,es probable que tengas que pasar por quirófano para resolver el problema. Una vez intervenida, el médico especialista marcará el periodo de inmovilización, que suele estar en torno a los 30 días.

  • Desgarro del ligamento de la muñeca

Se produce como consecuencia de un impacto o una torsión de la muñeca, es decir, cuando te la retuerces. El dolor que sientes es muy intenso, sobre todo al mover o intentar mover la muñeca. Se diagnostica tras una exploración física, y se confirma con una ecografía o una resonancia magnética. Si es preciso, tu médico te la inmovilizará y deberás guardar reposo. Podrás continuar con el ejercicio físico una vez que recibas el alta y el médico te diga que puedes reanudar la práctica deportiva.

  • Lesiones en las articulaciones

Aparece como consecuencia de un movimiento específico repetitivo ante el cual la articulación se resiente, y es cuando aparece el dolor. Muchas veces, ese movimiento repetitivo que sufre la muñeca se produce de forma inconsciente a la hora de realizar ciertos deportes, sobre todo los de contacto o los que se hacen con una raqueta, un palo, un bate, un balón… A través de la exploración física, el especialista puede diagnosticar esta lesión que se resuelve con reposo, antiinflamatorios, calor o frío en la zona dañada, y evitando la causa que la ha producido, es decir, los movimientos repetitivos.

  • lesiones de muñeca por estrés

 Cuando una actividad física repetitiva supera la fuerza de los huesos, pueden aparecer unas pequeñas fracturas en los huesos de la muñeca que producen dolor. Tras un examen de la muñeca, el especialista te recomendará hacerte una radiografía para ver si hay una fractura. Si es así, te enyesará el brazo durante más o menos un mes. Al quitar la escayola, te hará una radiografía para ver si se ha resuelto bien la fractura. No debes practicar deporte hasta que estés completamente recuperado.

Cómo evitar las lesiones de muñeca

Muñequeras para practicar deporte

Recuerda que las muñecas son una de las zonas que más sufren en el gimnasio, por eso, protegerlas con el uso de muñequeras es una buena forma de prevenir las lesiones.

Fortalecer antebrazos y manos

También es conveniente que hagas ejercicios para fortalecer el antebrazo y las manos, ya que así conseguirás que las muñecas aguanten mejor los impactos y no sufran tantos daños.

Realizar los ejercicios de manera adecuada

De cómo se agarren algunos aparatos también dependerá la aparición de las lesiones en las muñecas. Hacer los ejercicios bajo la supervisión de un entrenador, es clave a la hora de protegernos de las lesiones y asegurarnos de hacer ejercicio de una forma segura.