¿Qué es Trail running?

Se podría decir que para muchos runners, el trail running supone fundamentalmente sustituir el pavimento o el asfalto por la montaña.

Pero ahondando más en esta actividad, y de acuerdo con la definición de la Asociación del Trail Running (ITRA, según sus siglas en inglés), la respuesta para aquellos que se preguntan qué es exactamente el trail running, es que se trata de una carrera pedestre en un ambiente natural (montañas, bosques, llanuras…), con el mínimo posible de rutas asfaltadas o pavimentadas (las cuales no deberían exceder el 20% del recorrido).

Por tanto, el trail running puede practicarse en cualquier superficie que se encuentre en la naturaleza y por la que se pueda correr: caminos de tierra, senderos de cualquier tipo, rutas dentro de los bosques, etc.

En cuanto a las principales características que definen esta modalidad y que la diferencian de otras actividades del “mundo running” y del senderismo, estás son las más destacables:

  • El tipo de terreno: se realiza en plena naturaleza.
  • El desnivel del recorrido: la práctica del trail running supone alternar las subidas con las bajadas.
  • La distancia que se recorre: mucho más larga que en otras actividades similares.

Trail Running Series

Como práctica deportiva que es, el trail running debe practicarse en series, esto es, en ritmos variados y fraccionados, empezando de menos a más y en función de la forma física que se tenga.

Además de evitar la aparición de lesiones y de favorecer la adaptación del organismo a la intensidad del ejercicio, entrenar según unas series es clave para obtener el máximo rendimiento del trail running.

Estas series se deben planificar minuciosamente, teniendo muy en cuenta los diferentes factores implicados en esta actividad:

  • El tipo de terreno y recorrido (senda en zigzag, escalada, pista en línea recta…).
  • El desnivel, la intensidad (que viene determinada por el control de las pulsaciones).
  • El estado de forma y el objetivo (fundamentalmente la distancia a recorrer).

Respecto a este último, la ITRA diferencia cuatro tipos de trail running, según la distancia de recorrido:

Trail

Son los más habituales, y en ellos el recorrido es menor a 42 km.

Trail ultra médium

Carreras cuyo recorrido va de los 42 a los 69 km.

Trail ultra long

El recorrido de la carrera es de 70 a 99 km.

Trail ultra XLlong o trail XL

Recorridos a partir de 100 km.

De todas formas, no hay que perder de vista que en este tipo de actividad, más importante que la distancia que se recorre o la intensidad a la que se realiza es la optimización de las posibilidades que ofrece el entorno, el tiempo que se pasa en contacto con la naturaleza y la capacidad de adaptarse a las circunstancias e “imprevistos” que pueden presentarse en estos ambientes naturales.

Trail Running Calendario

Otro aspecto importante a tener en cuenta en la planificación es el calendario del trail running. Este se suele elaborar en función de los calendarios de carreras, competiciones y circuitos que se publican en webs, grupos, asociaciones y demás entidades especializadas en esta actividad.

A la hora de seleccionar las pruebas o circuitos, y por muy sugerente que parezca un determinado recorrido “sobre el papel”, en la elaboración del calendario personal el criterio que debe primar es el realismo a la hora de definir los objetivos. Es importante, por ejemplo, adaptar el calendario al ritmo y estilo de vida (es decir, no caer en el “estrés” de forzarse a completar un calendario o competición determinado predeterminada).

Y, también en esto, el factor más determinante es el nivel de forma física. Una recomendación que hacen habitualmente los expertos en esta actividad es seleccionar los recorridos o circuitos que resulten más atractivos y después, subdividirlos en pruebas preparatorias (las más fáciles) y prioritarias (las elegidas finalmente para recorrerlas en su totalidad). Existe la posibilidad de hacer carreras “test” que permiten determinar el nivel de forma y de preparación física para afrontar determinados terrenos, desniveles o climatología.

En cuanto al equipamiento que se necesita para practicar el trail running, es importante recordar que, cuando se trata de carreras, las normativas suelen exigir la utilización obligatoria de un determinado equipo.

Tanto en este caso como si se practica esta actividad “por libre”, es muy importante llevar siempre una mochila con todo lo necesario (desde el “kit de supervivencia” hasta zapatillas de repuesto), seguir las recomendaciones al respecto (por ejemplo, no se aconseja correr con auriculares) y, sobre todo, disfrutar del entorno.