Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

¿Qué detecta el examen de fondo de ojo?

El fondo del ojo es una prueba diagnóstica gracias a la cual se puede ver el interior del ojo con un oftalmoscopio, un aparato que incluye una luz potente para poder visualizar las distintas zonas oculares. De esta forma, se accede a su interior para ver todas sus estructuras, sobre todo la retina.

El fondo de ojo

Con esta prueba se pueden detectar enfermedades oculares, sobre todo las concernientes a la retina, otras molestias en los ojos como los que producen dolor de cabeza debidos a problemas de visión, y otras lesiones en la cabeza.

Lo primero que hará el especialistas en Oftalmología es ponerte unas gotas en los ojos para dilatar la pupila, proceso que durará entre 15 y 20 minutos.

Pero antes, debes comentarle si tienes antecedentes familiares de glaucoma o si eres alérgico a alguna sustancia, porque en ocasiones también se emplean algunas gotas para sedar el ojo.

Tienes que tener en cuenta que cuando te dilatan la pupila estarás un tiempo con pequeñas molestias en el ojo, te costará enfocar los objetos y te molestará la luz. Por eso, es recomendable que no conduzcas cuando salgas de la consulta del oftalmólogo.

En los últimos años se han mejorado las técnicas para analizar el fondo del ojo, de hecho se puede hacer de forma directa o indirecta.

Tipos de examen 

Fondo de ojo de forma directa

El oftalmólogo utiliza un aparato del tamaño de una linterna que emite una luz potente y que en su interior cuenta con varias lentes que aumentan el tamaño de la zona a estudiar.

Fondo de ojo de forma indirecta

Por su parte, la indirecta consiste en un dispositivo que incluye un pequeño microscopio con luz, que se conoce como lámpara de hendidura, lo que permite visualizar el fondo del ojo con una mayor amplitud de tamaño.

Cuando se hace un fondo de ojo de forma indirecta, el paciente tiene que estar sentado, en una posición cómoda, y colocar la cabeza sobre un dispositivo donde sujeta la barbilla y la frente, de esta forma, no se mueve para poder hacer el fondo de ojo con fiabilidad. Dependiendo de tu caso y de tus síntomas, el oftalmólogo utilizará el más adecuado.