Los últimos datos de 2014 indican que en España se diagnosticaron 32.641 casos de cáncer de próstata, lo que supone que es el primer cáncer entre varones. Se trata de un tumor de crecimiento muy lento, que no suele manifestar síntomas hasta edades avanzadas. De hecho, se dice que se muere con un cáncer de próstata no de un cáncer de próstata.

Según los datos de la Asociación Española contra el Cáncer, un 30% de los varones que han cumplido ya los 50 años tienen focos de tumor en la próstata y solo en el 3 por ciento de los casos el tumor puede extenderse a otros órganos. Por eso, mantener una vigilancia activa en estos pacientes suele ser una opción válida, ya que se evitará su sobretratamiento.

Este tumor tiene tres fases de crecimiento.

  • Local: el tumor se restringe a la próstata. En algunos casos, con el tiempo puede pasar a la vejiga y al recto, pero no es lo habitual.
  • Extensión al sistema linfático: Es lo que se denomina afectación ganglionar, que puede depende del tamaño del tumor en su origen.
  • Diseminación a través de la sangre: Es cuando se extiende a través del sistema sanguíneo, originando las metástasis óseas, es decir, se extiende hacia los huesos

Se desconocen aún los factores que favorecen la aparición del cáncer de próstata, donde las hormonas juegan un papel importante, junto con una alimentación rica en grasas, que se sabe que aumenta la cantidad de testosterona. Ésta a su vez, puede acelerar el desarrollo del cáncer de próstata. Pero en la mayor parte de los casos es un tumor que aparece a partir de los 65 años, aunque en el 25 por ciento se da en pacientes más jóvenes.

En algunos estudios también se habla de que la falta de ejercicio puede favorecer su aparición, pero no hay descrita una relación directa entre una vida sedentaria y un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

También hay que tener en cuenta que un 10 por ciento de los cánceres de próstata puede ser hereditario, ya que los hombres cuyos padres y hermanos han tenido la enfermedad son más propensos a desarrollarla; es más, se habla de que su riesgo se duplica.

Por eso, llevar unos hábitos de vida saludables, con una buena alimentación y ejercicio físico, reduciendo el consumo de alcohol y evitando el tabaco, son las recomendaciones que establecen los expertos para prevenir el desarrollo de un tumor de próstata.