Solucionar la incontinencia urinaria en los hombres es mucho más habitual de lo que se piensa, aunque se da con menos frecuencia que en la mujer y su origen también es distinto.

En el caso de los hombres la incontinencia está asociada a la edad y a trastornos prostáticos, como la hiperplasia benigna de próstata o el desarrollo de un tumor en esta glándula. El origen de la incontinencia también puede estar en otras enfermedades, principalmente neurológicas, como el Alzheimer, el Parkinson o la esclerosis múltiple.

Tipos de incontinencia urinaria

Se pueden distinguir varios tipos de incontinencia:

  • Incontinencia de esfuerzo. Suele aparecer tras una prostatectomía, esto es la extirpación de la próstata, generalmente debido a un cáncer.
  • Incontinencia de urgencia. Está relacionada con la hiperplasia benigna de próstata, hipertrofia benigna o con intervenciones quirúrgicas en el aparato digestivo.
  • Incontinencia mixta. Se dan de forma simultánea los dos tipos anteriores de incontinencia.
  • Incontinencia por rebosamiento. El flujo de orina es constante y se tiene la sensación de que la vejiga se rebosa. Puede estar causada por una obstrucción o por el agrandamiento de la próstata.

Ante los primeros síntomas es importante acudir al urólogo para que valore el tipo de incontinencia y determine el tratamiento más adecuado, que puede incluir el reentrenamiento vesical, fármacos y cirugía.

Tratamiento para solucionar la incontinencia urinaria

Es precisamente en el tratamiento quirúrgico para solucionar la incontinencia urinaria donde entra en juego el robot Da Vinci, uno de los mayores avances en cirugía urológica mínimamente invasiva.

Este robot proporciona una visión 3D de alta definición y aumenta la precisión del cirujano, quien consigue actuar sobre el área a intervenir con el instrumental necesario sin alterar otras zonas y tejidos.

Asimismo, el robot quirúrgico Da Vinci aporta grandes ventajas al paciente, ya que al ser mínimamente invasivo el tiempo de hospitalización y de recuperación son mucho más cortos, las cicatrices son más pequeñas y dolorosas, y disminuye drásticamente el riesgo de complicaciones.

Todas estas ventajas hacen que el robot quirúrgico Da Vinci sea la mejor opción no solo para el tratamiento quirúrgico de la incontinencia urinaria sino también para realizar con seguridad y precisión otras intervenciones que pueden causar incontinencia, como la prostatectomía radical.

La incontinencia urinaria, ya sea transitoria o permanente, se encuentra entre las principales secuelas de la prostatectomía radical. Sin embargo, la precisión del robot quirúrgico da Vinci evita dañar cualquier tejido distinto al que se debe intervenir y permite solucionar la continencia urinaria a las pocas semanas de la intervención.