A partir de los 50 años es recomendable que los varones realicen una visita al urólogo para ver cómo está su salud prostática.

Es una edad en la que es frecuente que comiencen aparecer problemas a la hora de orinar, suelen darse sobre todo por la noche, que es lo que se conoce como nicturia.

La visita al urólogo

Exploración física

Acudir a un centro especializado que cuente con los medios necesarios para hacer un reconocimiento urológico de manera coordinada y completa y donde el equipo que te atienda te haga una historia clínica completa y una exploración física, prestando especial atención al aparato genital.

Ten en cuenta que una visita al urólogo a tiempo te da tranquilidad y hace que se detecte de forma precoz cualquier problema de salud que tengas.

Hemograma

En la  visita al urólogo se incluye una analítica completa llamada hemograma. Además de los valores convencionales, tu urólogo te pedirá los niveles de urea, ácido úrico, creatinina y PSA, que es el antígeno específico prostático, un marcador que puede indicar el riesgo de cáncer de próstata, pero que no se puede valorar de forma aislada.

Diagnóstico por imagen

En cuento a las pruebas de imagen, se optará por una ecografía abdominal. En el caso de que sea necesario, se hará alguna urografía con contraste para valorar los uréteres.

Acudir a un centro especializado para la visita al urólogo puede ser de gran utilidad a la hora de simplificar el procedimiento, ya que cuando están protocolizados se hacen con la mayor de las garantías sin dejar de un lado cualquier parámetro que influya en la revisión.

Parámetros adicionales

En la  visita al urólogo no solo hay que estudiar el aparato genital, la situación general del paciente influye también en el estado de salud. Por eso, el reconocimiento urológico se debe ampliar con otros parámetros y medir la presión arterial, estudiar el índice de masa corporal, los niveles de colesterol, glucosa y triglicéricos.