Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

Los síntomas de una infección urinaria

La infección urinaria se produce por el crecimiento de microorganismos en el tracto urinario. Pueden estar producidas por bacterias, virus, hongos o parásitos, y para tratarlas adecuadamente es importante conocer el agente causante, ya que el tratamiento dependerá de si se trata de uno u otro.

Origen de la infección urinaria

En los hombres la infección urinaria es más frecuente a partir de los 60 años debido al crecimiento de la próstata. También son habituales en las personas que deben llevar sondas, que tienen problemas para orinar o un sistema inmunológico debilitado incapaz de defenderse de las bacterias y virus.

Síntomas de infección urinaria

Los síntomas habituales de la infección urinaria son:

  • Necesidad urgente de orinar.
  • Aumento de la frecuencia urinaria.
  • Dolor al orinar y en la zona abdominal.
  • Picor y escozor.
  • Orina de color turbio o extraño.
  • Sangre en la orina.
  • Fiebre.
  • Dolor lumbar cuando se trata de una infección en los riñones.

Infección en la vesícula

Cuando la infección urinaria se produce en la vesícula o en la próstata es habitual tener ganas constantes de orinar, sensación de que no se vacía completamente la vejiga, dolor y escozor, y presentar una orina turbia o con sangre.

Infección en la uretra

En los casos de infección aguda de la uretra, que es el tubo que permite la expulsión de la orina del organismo, los síntomas son similares pero sumando la inflamación uretral.

Infección en el riñón

Si la infección es en el riñón los síntomas se agravan y puede aparecer fiebre, dolor lumbar intenso, náuseas y vómitos. Es importante consultar con el especialista ante los primeros síntomas para atajar la infección cuanto antes y evitar complicaciones.

La infección urinaria se puede tratar de manera eficaz con antibióticos si están causadas por bacterias y por antivirales si los responsables son virus, y en general empiezan a remitir a las 24 horas desde el inicio del tratamiento.

Para saber la causa de la infección urinaria y establecer el tratamiento adecuado se puede hacer un análisis o un cultivo de orina. Además de seguir el tratamiento que nos haya puesto nuestro urólogo, es muy importante beber mucha agua, ya que facilita la evacuación de los microorganismos causantes de la infección.