En el caso de la miopía, las dioptrías máximas establecidas son hasta 10-12 dioptrías, pero este dato puede variar en función de cada paciente. Por ejemplo, una persona que tenga unas dioptrías dentro de estos parámetros, pero cuya córnea no reúna las condiciones adecuadas, no puede someterse a una cirugía refractiva con láser para corregir la miopía.