Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

¿Qué son los miomas uterinos?

 Los miomas uterinos o fibromas son tumores benignos que se encuentran en el útero, aunque en algunos casos también se pueden desarrollar en el cuello del útero.

Causas de los miomas uterinos

Se desconoce su origen exacto, aunque una de las posibles causas puede estar relacionada con los niveles de ciertas hormonas, en concreto de la progesterona, que favorecería su crecimiento. También podría existir un componente hereditario.

Esta lesión es la más frecuente del aparato genital femenino y afecta a la mayor parte de las mujeres a partir de los 20 años. Los miomas uterinos pueden ser de muchos tamaños, tanto microscópicos como de un volumen que lleguen a ocupar todo el útero.

Síntomas

En la mayoría de los casos los miomas uterinos son asintomáticos y no requieren tratamiento. Sin embargo, cuando aparecen síntomas estos suelen variar dependiendo del volumen y la localización. Los más comunes son menstruaciones abundantes y muy dolorosas, sangrado entre periodos o micción frecuente.

Las embarazadas también pueden tener miomas que tienden a crecer durante la gestación y en algunos casos pueden causar complicaciones. Este crecimiento está provocado por el aumento del flujo sanguíneo y de los niveles hormonales, aunque tras el parto los miomas suelen disminuir de tamaño hasta casi desaparecer.

Diagnóstico

Como forma de prevención se recomienda hacer revisiones ginecológicas sobre todo en el caso de tenerlos ya diagnosticados para controlar su crecimiento. Para su diagnóstico se realiza un examen pélvico y una ecografía que permite precisar su tamaño y localización. En los casos de obesidad puede ser necesaria una resonancia magnética , ya que los miomas son más difíciles de visualizar en personas con exceso de peso.

Tratamiento de los miomas uterinos

Los miomas uterinos se pueden tratar con anticonceptivos que ayudan a controlar los periodos menstruales abundantes, suplementos de hierro para prevenir la anemia causada por el sangrado excesivo e ibuprofeno para controlar el dolor. Asimismo, puede recurrirse a la cirugía y realizar una miomectomía, que consiste en extirpar el mioma. En los casos más graves puede realizarse una histerectomía, es decir a la extirpación del útero.

Etiquetas: Ginecología