Adenomiosis: síntomas y causas

Validado por: Dra. Ana Román

Servicio de Ginecología y Obstetricia Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

Compartir

¿Qué es la adenomiosis?

La adenomiosis es un trastorno que se produce cuando el tejido endometrial, que es el que recubre la parte interna del útero, crece en la pared muscular de éste, denominada miometrio. Como consecuencia de este crecimiento, la pared del útero se engrosa y aumenta su tamaño, que puede llegar a duplicarse o triplicarse.

Al igual que el tejido endometrial normal, el que se desarrolla en la pared muscular del útero produce sangrado durante el ciclo menstrual, que se suele caracterizar por ser doloroso y con sangrado intenso.

La adenomiosis uterina se diagnostica con más frecuencia en mujeres mayores de 30 años que han tenido al menos un embarazo a término, habitualmente por cesárea, y tiende a resolverse en la menopausia, cuando disminuye la producción de estrógenos. Por ello, el tratamiento de la adenomiosis dependerá no solo de la gravedad de los síntomas sino también de la edad de la mujer en el momento del diagnóstico.

¿Cuáles son los síntomas de la adenomiosis?

En muchos casos la adenomiosis no causa síntomas y pasa desapercibida. Sin embargo, en los casos moderados o graves puede tener un gran impacto en la calidad de vida. Algunos de los síntomas son:

  • Sangrado intenso y prolongado durante la regla.
  • Dolor y calambres en la zona pélvica.
  • Dolor o molestias durante las relaciones sexuales.
  • Anemia y debilidad como consecuencia de los sangrados abundantes.

¿Cuáles son las causas de la adenomiosis?

Todavía se están estudiando las posibles causas de la adenomiosis. Algunos estudios sugieren que las células del endometrio invaden la pared muscular del útero (miometrio) como consecuencia de lesiones en intervenciones quirúrgicas o en el proceso del parto. También se baraja la posibilidad de que este paso de las células endometriales al músculo puede producirse en el postparto, como consecuencia de la inflamación del útero.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la adenomiosis?

Las mujeres que han sufrido una intervención que afecte a la cavidad uterina, como cesáreas, legrados o extracción de pólipos y fibromas, tienen un mayor riesgo de adenomiosis. Lo mismo ocurre con las que reciben tratamiento prolongado con estrógenos.

¿Cómo se diagnostica la adenomiosis?

Los síntomas de la adenomiosis pueden confundirse con los de otras patologías ginecológicas, por lo que es importante acudir a un especialista con amplia experiencia en este tipo de patologías para que realice un correcto diagnóstico diferencial.

Las pruebas que permiten detectar los signos de adenomiosis son el examen pélvico, la ecografía transvaginal,  la resonancia magnética y la realización de una biopsia del tejido endometrial, que consiste en extraer una pequeña muestra de células del endometrio para analizarla en el laboratorio.

¿Cuál es el tratamiento de la adenomiosis?

El tratamiento de la adenomiosis dependerá, entre otras cosas, de la gravedad de los síntomas y de la edad de la mujer. La adenomiosis se resuelve tras la menopausia, por lo que si se diagnostica cerca de este periodo es posible plantear un tratamiento sintomático y conservador a la espera de que se resuelva por sí solo.

La mayoría de los casos la adenomiosis pueden mejorar con antiinflamatorios y tratamiento hormonal de estrógenos y progesterona para controlar las reglas abundantes y el dolor asociado a ellas.

Sin embargo, en los casos más graves la única manera de resolver la adenomiosis es extirpando el útero (histerectomía). Esta alternativa también dependerá de la edad a la que se diagnostique la adenomiosis y los deseos de preservar la fertilidad para intentar un embarazo. Por ello, el tratamiento de la adenomiosis debe ser individualizado.

¿Cuál es la diferencia entre adenomiosis y endometriosis?

Tanto la adenomiosis como la endometriosis afectan al tejido endometrial, que es la mucosa que recubre la parte interna del útero, y tienen síntomas comunes. Sin embargo, se trata de patologías distintas.

En la adenomiosis las células del tejido endometrial migran o invaden la pared muscular del útero, donde empieza a crecer causando un engrosamiento y aumento del tamaño del útero. En la endometriosis, sin embargo, el tejido endometrial crece fuera de la cavidad uterina, como por ejemplo en los ovarios o el intestino. Aunque con menos frecuencia, el tejido endometrial puede crecer en la vejiga, el hígado, el ombligo, el hígado e incluso los pulmones.

Tanto en el tratamiento de la adenomiosis como en el de la endometriosis se pueden utilizar analgésicos, antiinflamatorios y tratamiento hormonal. Pero en la endometriosis también se puede recurrir a la cirugía para retirar el tejido endometrial que crece fuera del útero. En algunos casos también puede ser necesaria una histerectomía (extirpar el útero).

Lee más sobre la adenomiosis

Hiperplasia endometrial: síntomas y tratamiento

Prueba de Papanicolaou: ¿cómo se realiza?

Vaginitis o vulvovaginitis: síntomas y tratamiento

Categorias: GinecologíaMujer
Validado por: Dra. Ana Román

Servicio de Ginecología y Obstetricia Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

Compartir
Dr. César Morcillo Serra
Especialista en Medicina Interna en el Hospital Sanitas CIMA.
Unidad Medicina del Deporte del Hospital Universitario La Moraleja
Unidad Medicina del Deporte del Hospital Universitario La Moraleja
Dra. Ana Román
Servicio de Ginecología y Obstetricia Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.
Dra. Ana Gaitero Martínez
Doctora en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid, tesis con mención CUM LAUDE: relacionada con Medicina de la Reproducción.Especialista en Ginecología y Obstetricia. Especialidad: Medicina de la Reproducción.
Descubre a través de nuestros consejos de salud cómo llevar una vida sana y consulta todos los temas de salud que hemos desarrollado para ti.
Mujer
Conoce a fondo el mundo femenino
Hombre
Conoce a fondo el mundo masculino