Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

¿Cómo es la prueba del VIH?

La prueba del VIH  es vital, ya que la mayoría de los infectados de VIH no suelen tener síntomas iniciales y, por eso, es importante la detección precoz mediante análisis periódicos.

El retraso en el diagnóstico resulta perjudicial  para el afectado.

El VIH

El VIH (virus de inmunodeficiencia humana) daña el sistema inmune de las personas, debilitándolo, haciéndolo vulnerable a cualquier infección o patología y poniendo en riesgo la vida.

La infección avanza y puede producir daños orgánicos graves, como para el resto de personas que puedan verse expuestas a la transmisión del virus.

Forma de contagio

El VIH se contagia por el contacto directo con líquidos corporales, sangre infectada, semen y flujo vaginal, por lo que la vía más frecuente de transmisión es la sexual.

La prueba del VIH

Se recomienda que las personas con factores de riesgo se hagan una prueba del VIH regularmente, tanto hombres como mujeres que tengan relaciones con múltiples parejas sin protección, consumidores de drogas por vía intravenosa o mujeres embarazadas con conductas sexuales de riesgo, con el fin de evitar la transmisión del virus al bebé.

Diagnosticar VIH

Para diagnosticar la infección con la prueba del  VIH hay que realizar diversos análisis.

Todos ellos se realizan a través de una muestra de sangre que posteriormente se analizará en el laboratorio.

También se puede detectar a través de un análisis de saliva y de orina, aunque son pruebas menos precisas que el análisis de sangre.

La prueba del VIH detecta los anticuerpos que el organismo desarrolla para combatir la enfermedad, pero es esencial que esta prueba se realice dentro de los límites de tiempo estipulados para no dar como resultado falsos negativos.

Dentro de estos test se encuentran las siguientes pruebas específicas:

  • Detección de anticuerpos específicos para el VIH-1 y el VIH-2. En el caso de un resultado negativo, para darlo por definitivo es necesario que hayan pasado al menos tres meses desde la última situación de riesgo. Si es así no es necesario repetir la prueba.
  • Prueba combinada: detecta en la misma muestra de sangre los anticuerpos del VIH‑1 y del VIH-2 y el antígeno P24 del virus. Si pasadas 6 semanas de la práctica de riesgo el resultado de la prueba es negativo, se considera definitivo.