¿Qué es la alergia a la proteína de la leche?

La alergia a la leche se produce cuando el sistema inmune reacciona de manera exagerada ante la presencia de ciertas proteínas que contiene este alimento. Como consecuencia, el organismo genera anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE) para bloquear las proteínas que identifica como extrañas y segrega histamina, entre otras sustancias, causando los síntomas propios de la alergia.

La alergia a la leche es frecuente en los niños, suele aparecer durante los 3 primeros años de vida y desaparece por sí sola con el paso de los años. En los adultos, es muy poco frecuente. La alergia puede estar causada por distintos tipos de leche, como la leche de vaca, cabra u oveja.

A diferencia de lo que ocurre con la intolerancia a la lactosa, los síntomas de la alergia a la leche se manifiestan de manera inmediata tras su consumo y pueden producirse reacciones graves, como anafilaxia.

Síntomas de la alergia a la leche

Los síntomas de la alergia a la proteína de la leche aparecen a los pocos minutos de tomar leche u otros productos lácteos que contengan las proteínas responsables de la alergia. Aunque pueden variar de una persona a otra, entre los síntomas más frecuentes en adultos están:

  • Urticaria y erupciones cutáneas.
  • Sibilancias y síntomas de asma.
  • Picor o sensación de hormigueo en los labios, la lengua o el paladar.
  • Hinchazón de labios, lengua o garganta.
  • Tos.
  • Rinoconjuntivitis.
  • Dificultad para respirar.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea y sangrado en las heces.
  • Calambres y dolor abdominal.
  • Cólicos.

En los casos más graves se puede producir una reacción anafiláctica, que causa la inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias. La anafilaxia puede ser mortal y requiere una actuación inmediata mediante la administración de epinefrina (adrenalina) para que el estrechamiento de las vías aéreas remita de inmediato.

Las personas con alergia a la leche que ya han experimentado un episodio grave suelen llevar consigo un dispositivo con adrenalina para situaciones de urgencia.

Síntomas de la alergia a la leche en bebés

Algunos síntomas de la alergia a la proteína de la leche en los bebes pueden confundirse con los de otras enfermedades y a veces es difícil detectarla en los más pequeños. Por ello, hay que estar muy atento a los cambios de comportamiento y síntomas físicos que puedan manifestar.

Lo habitual es que los síntomas de la alergia a la leche aparezcan en los primeros meses de vida, cuando se pasa a la alimentación con leche de fórmula que contiene leche de vaca. Los bebés que se alimentan exclusivamente con lactancia materna también pueden tener alergia si la madre consume leche de vaca.

Aunque los síntomas pueden presentarse de inmediato, es habitual que aparezcan lentamente, después de varios días de alimentarse con leche. Entre los síntomas más frecuentes en los bebés están:

  • Cólicos.
  • Heces blandas o con sangre.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sibilancias.
  • Erupciones cutáneas.
  • Irritabilidad, agitación y lloros.
  • Rechazo a los alimentos.

En el caso de producirse una reacción anafiláctica, habrá dificultad respiratoria grave, entre otros síntomas, y será necesario intervenir de inmediato.

Causas de la alergia a la proteína de la leche

La alergia a la leche se debe a una respuesta desproporcionada del sistema inmune a las proteínas de la leche, principalmente la caseína y la betalactoglobulina. Esta última no está presente en la leche materna.

En su aparición intervienen factores genéricos y es más probable sufrirla si hay antecedentes familiares. Al identificar estas proteínas como extrañas, el sistema inmune pone en marcha un proceso de defensa mediante el cual produce anticuerpos de inmunoglobulina E (IgE), histamina y otras sustancias que generan los síntomas alérgicos. Esta reacción se repetirá cada vez que se consuma leche, ya que los anticuerpos reconocerán las proteínas y se volverá a desencadenar el proceso de defensa.

Test de intolerancia alimentaria

Tratamiento de la alergia a la leche

La alergia a la leche no se puede prevenir. La única manera de evitarla es excluyendo de la dieta la leche y sus derivados, así como los alimentos que puedan contener en su composición proteínas de la leche, como la caseína. Para ello es fundamental revisar atentamente el etiquetado de los productos.

Alimentos que se deben evitar

  • Leche, tanto entera como desnatada.
  • Suero de leche.
  • Queso.
  • Yogur.
  • Mantequilla.
  • Helado.
  • Cualquier producto que tenga caseína en su composición.

Preguntas frecuentes sobre la alergia a la leche

La principal diferencia entre la alergia a la leche y la intolerancia a la lactosa es que en la alergia interviene el sistema inmune, mientras que en la intolerancia no. La intolerancia a la lactosa se produce cuando el organismo es incapaz de digerir la lactosa, que es el azúcar que se encuentra de manera natural en la leche. Esto se debe a que hay un déficit de lactasa, una enzima necesaria para digerir la lactosa. Algunos síntomas de la intolerancia a la lactosa son parecidos a los de la alergia (diarrea, dolor abdominal, calambres, vómitos, etc.), pero no hay riesgo de que se produzca una reacción grave que ponga en riesgo la vida.

Lo habitual es que la alergia a la leche desaparezca por sí sola con el paso de los años, en torno a los 3-5 años, aunque puede ocurrir que no se supere nunca y se mantenga en la edad adulta.

Load More

Lee más sobre la alergia a la proteína de la leche

Intolerancia al gluten: síntomas y pruebas diagnósticas

Intolerancia al gluten: ¿qué alimentos comer?

Intolerancia a la lactosa: síntomas, pruebas y tratamiento