Un completo chequeo centrado en la salud del hombre, que proporciona una amplia información acerca del funcionamiento del aparato genito-urinario y ayuda a detectar posibles dolencias en fase temprana.

El reconocimiento médico urológico es un chequeo centrado en la salud del hombre que proporciona información acerca del funcionamiento del aparato genito-urinario y ayuda a detectar posibles dolencias en fase temprana.

Chequeo urológico: ¿en qué consiste?

Cuando se visita al urólogo por primera vez, el especialista comenzará realizando una serie de preguntas sobre hábitos de vida, sexuales y urinarios para crear la historia clínica. Posteriormente, se realizará una exploración rutinaria de pene, testículos y próstata y solicitará una analítica de sangre y orina para comprobar el PSA (antígeno prostático específico). Esta prueba determinará si hay alguna afección de la próstata.

Si se detecta alguna anomalía en los resultados de estas pruebas iniciales se podrá solicitar pruebas más específicas como una ecografía o una biopsia para determinar el alcance de la lesión.

¿Cuándo acudir al urólogo?

Si no existen antecedentes de tumores o problemas de próstata lo mejor es que a partir de los 50 años se realice una revisión anual. Sin embargo, si en la familia ha habido cáncer de próstata o algún problema urinario es aconsejable que se acuda al urólogo a partir de los 40 años. En cualquier caso, si el hombre muestra problemas al orinar (molestias, dificultad, sangre), dolor de testículos o problemas de erección es recomendable acudir al especialista para que realice una valoración.

Enfermedades que trata el urólogo

Los problemas del aparato genito-urinario que se tratan de forma más habitual en la consulta del urólogo son:

  • Cáncer: los tumores pueden afectar a cualquier parte del aparato urinario o genital, sin embargo, el cáncer de próstata es el que tiene una mayor incidencia en los hombres. No suele aparecer hasta los 50 años pero una medida de prevención adecuada es la mejor garantía de supervivencia.
  • Hiperplasia benigna de próstata (HBP): cuando la próstata aumenta su tamaño de manera anormal se denomina HBP. Esta enfermedad produce síntomas muy incómodos para la calidad de vida de quien la padece: goteo al final de la micción, retención urinaria, vaciado incompleto de la vejiga, incontinencia, nicturia (necesidad de orinar 2 o más veces durante la noche), micción dolorosa, etc.
  • Incontinencia urinaria: no es una enfermedad en sí, pero suele ser consecuencia de otra patología. Este trastorno que suele darse más en mujeres que en hombres puede provocar problemas sociales como vergüenza o incomodidad, perdiendo calidad de vida. El músculo de la vejiga se debilita y provoca pérdidas de orina, ligeras o abundantes, cuando se producen estornudos o se realizan esfuerzos.
  • Disfunción eréctil: esta afección suele suceder con más frecuencia en personas mayores, aunque se puede padecer a cualquier edad. Es una disfunción sexual masculina en la que se tiene dificultad para lograr o mantener la erección. Acudir al especialista es importante para que determine si el origen de este trastorno es debido a un problema de salud (vasos sanguíneos obstruidos, lesión nerviosa causada por diabetes, …) o es un problema psicológico.
  • Infecciones de tracto urinario: la cistitis (infección de la vejiga), la uretritis (infección de la uretra) son infecciones muy comunes. Si se detecta dolor al orinar, orina turbia o con sangre, dolor abdominal, etc., es importante acudir al especialista para tratar a tiempo la infección y que no derive en problemas más graves.

Beneficios del chequeo urológico: ¿por qué es importante consultar al urólogo?

El hombre no suele realizar revisiones de su aparato urinario, bien por dejadez o bien por falta de costumbre. Sin embargo, crear una rutina de visitas puede aportar muchos beneficios.

  • Previene enfermedades como la HBP o el cáncer de próstata que suelen ser asintomática en sus primeras fases.
  • Resuelve dudas o cuestiones relacionadas con la vida sexual.
  • Aclara de forma sencilla y eficaz cualquier duda relacionada con síntomas o enfermedades.
  • Establece unos hábitos de vida y sexuales saludables.
  • Diagnostica problema relacionado con el aparato genito-urinario.