La COVID-19 ha hecho que 2020 haya sido un año diferente; la pandemia ha azotado con fuerza y nuestras vidas han tenido que adaptarse a unas circunstancias excepcionales. Las restricciones han hecho que nuestra vida social y familiar se vea afectada, posponiendo muchas reuniones y celebraciones familiares. Esta Navidad 2020 también será distinta, te damos las claves para que puedas cuidar tu salud y la de los tuyos, garantizar su seguridad y disfrutar, en la medida de lo posible, de una Navidad segura.

Es importante seguir las pautas de restricciones marcadas por cada Comunidad Autónoma, donde se reducen los aforos, lo que no permitirá reuniones familiares al uso. Cuando no sean posibles, podemos echar mano de las telereuniones y compartir con nuestra familia un momento tan entrañable como es la Navidad. Si podemos reunirnos, debemos utilizar la mascarilla y evitar abrazarnos, por muchas ganas que tengamos, ya que hay que proteger la salud de los que más queremos, sobre todo de nuestros mayores.

La prevención de las enfermedades es una de las preocupaciones de la Organización Mundial de la Salud, que insta a los distintos países a poner en marcha las medidas adecuadas para evitar la aparición de distintas patologías. Una de estas medidas son los chequeos, revisiones o reconocimientos médicos, en los que a través de una serie de pruebas se puede conocer el estado general de salud.
Dependiendo de la edad y del sexo, estamos expuestos a la aparición de ciertas enfermedades que con una modificación en los hábitos de vida puede hacer que vivamos más y, lo más importante, que vivamos mejor. Por ello, conocer cuál es nuestro estado de salud es clave para afrontar mejor la vida y sentirnos mucho mejor.

Recomendaciones para estas navidades

Antes de visitar a otros familiares, recuerda que hay que seguir manteniendo las recomendaciones establecidas por las autoridades sanitarias. Por eso, a la hora de preparar los menús navideños debemos obviar compartir platos en la mesa, comidas de picoteo, compartir cubiertos,… recomendaciones todas que hemos estado siguiendo durante estos meses, y que deberemos mantener aunque nos cuesten mucho en estas fechas.

Ahora más que nunca, la Navidad se presenta como una buena ocasión para cuidar de los nuestros y regalar salud. Los chequeos preventivos son una buena opción para saber en qué estado está nuestro organismo y qué tenemos que hacer para cuidarnos mejor.

A la hora de elegir un chequeo para regalar, puedes elegirlo teniendo en cuenta el rango de edad, las distintas pruebas que incluyen y el sistema del organismo que quieres vigilar más de cerca.

En este último grupo se encuentran los chequeos cardiológico, ginecológico y urológico.

  • El chequeo cardiológico te hacen una batería de pruebas médicas, de imagen y analíticas para valorar tu corazón, tu sistema sanguíneo y tus pulmones. Está todo organizado en tu centro de Sanitas para que puedas hacerte el chequeo cardiológico en un solo día y ese mismo día tengas los resultados.
  • El chequeo ginecológico consiste en un estudio detallado mediante la realización de pruebas específicas que incluyen una ecografía ginecológica y una mamografía para valorar el estado de salud de la mujer. De esta manera es mucho más fácil prevenir ciertas patologías. La realización del chequeo ginecológico está programada para que todas las pruebas sean sucesivas y se puedan hacer en el menor tiempo posible. En el día se obtienen los resultados y la valoración del estado de salud de la mujer.
  • Chequeo urológico. Una vez pasados los 50 años, es recomendable que los varones se sometan a un estudio de su próstata y una valoración de su aparato genitourinario. En el mismo día, un equipo de especialistas te harán todas las pruebas necesarias, el examen médico adecuado y la determinación de diversos valores analíticos, entre los que se encuentra el PSA.

¿Por qué son buenos los reconocimientos médicos?

1. Sirven para conocer cómo está funcionando nuestro organismo y si hay alguna ‘gotera’. Por ejemplo, conocer la cifra de presión arterial y el colesterol nos da una pista de cómo están nuestras arterias y si hay posibilidad de sufrir un infarto de miocardio o un ictus.

2. Nos recuerdan que la prevención es clave. Hacerse un chequeo periódico nos ayuda a saber qué tenemos que hacer para retrasar la aparición de enfermedades o ver las posibilidades que tenemos de desarrollarla. Estos reconocimientos son necesarios para motivarnos y adoptar hábitos de vida más saludables.

3. Son importantes para detectar de forma precoz algunos tumores. Desde hace años están implantados y avalados científicamente los programas de cribado de cáncer de mama, con mamografías, de próstata con revisión urológica y de colon con colonoscopia y/o detección de sangre en heces.

4. No es solo cosas de mayores. Al hablar de reconocimiento médico o chequeo pensamos en que ya nos haremos uno cuando seamos mayores. Pero ten en cuenta que cuanto antes empieces con la prevención de malos hábitos, antes estarás cuidando tu organismo como se merece.

5. Puesta a punto. Antes de empezar cualquier actividad deportiva debes saber cómo está tu corazón y tu sistema circulatorio. De esta forma sabrás hasta dónde puedes llegar sin llevarte sustos innecesarios.

6. Cuidar tu cerebro. Es importante para prevenir la demencia. Aunque suele aparecer a edades avanzadas, cuanto antes se sepa cómo se encuentra la conexión que hay entre las células de nuestro cerebro, mejor. Ciertas actividades, como los crucigramas y los sudokus, ayudan a mantener en forma el cerebro.

7. Cada edad tiene su reconocimiento. Hasta los más pequeños los tienen. Recuerda la importancia de conocer cómo está el corazón de tus hijos antes de empezar a hacer una actividad deportiva. Por eso, no te extrañe que sea obligatorio hacerse un reconocimiento para jugar un deporte federado.

8. Cuidarse por dentro y por fuera. También es importante saber el estado de nuestra piel, vigilar la aparición de nevus (más conocidos como lunares) y ver cómo evolucionan para detectar de forma precoz el cáncer de piel.

9. Es necesario hacer los reconocimientos en un centro médico especializado que disponga de la tecnología adecuada para cada edad, persona y circunstancias. En líneas generales, los chequeos están protocolizados, pero es importante una individualización en función de las necesidades de cada paciente.

10. Seguir las pautas marcadas. La European Network for Prevention and Health Promotion establece que los protocolos preventivos son necesarios para mejorar la salud y evitar el desarrollo de enfermedades prevenibles.

Pruebas COVID-19

Te contamos los test COVID-19 que hay disponibles, tanto para ti como para tu familia, y que puedes realizar en los centros de Sanitas:

Prueba PCR

Son unas siglas que durante los meses de la pandemia hemos incorporado a nuestro vocabulario. Corresponden a la técnica de reacción en cadena de la polimerasa.

La prueba PCR es una prueba que se utiliza para detectar la presencia del material genético de un patógeno, en este caso el SARS-Cov-2, virus causante de la COVID-19. Para llevarla a cabo es necesario recoger una muestra de exudado de la vía aérea de la persona. Se hace con un pequeño bastoncillo que se introduce por la nariz. A partir de la muestra se busca la presencia del ARN del COVID-19 y de esta forma se confirma la infección. En los últimos meses se han ido agilizando estas pruebas y los tiempos de obtención de resultados se han acortado.

Test de antígenos

Otra forma de detectar la presencia del coronavirus en exudado nasofaríngeo es la determinación de los antígenos, que son unas proteínas específicas del COVID-19: las subunidades S1 y S2 de la proteína N. Con el paso del tiempo estos test se han ido perfeccionando, hay que tener en cuenta que su lanzamiento ha sido hace un mes.

El test de antígenos está indicados en personas que presentan síntomas relacionados con la COVID-19 o que hayan tenido contacto estrecho con un caso y a los 15 minutos ya se tienen los resultados, aunque a veces el resultado está a las pocas horas.

Test de anticuerpos

Mediante el test de anticuerpos se buscan los anticuerpos contra el coronavirus tipo IgG e IgM que aparecen aproximadamente a los 10 días de la infección.  La presencia de IgG significa que el paciente ha padecido la enfermedad hace al menos hace 2 semanas, indica enfermedad pasada. La IgM indica contacto con el virus reciente hace al menos 7 días, puede coincidir con la fase inicial de la enfermedad.

 

Validado también por : Dra. Ana Aroca Tanarro. Coordinadora de Estrategia y Operativa Médica del Hospital Digital.

Lee más sobre pruebas médicas

Pruebas COVID-19 para viajar en Navidad

Chequeos médicos preventivos para cada sexo y edad

Chequeo ginecológico: pruebas de la revisión ginecológica