Llevamos unos meses entrenado bien, alimentándonos correctamente, contamos con el mejor material y sobre todo, con ese cosquilleo en el estómago que denota nervios, pero también seguridad en uno mismo. Quizás, es el momento de correr tú primera carrera.

Sin embargo, hay que tener en cuenta los errores que debes evitar el día de la carrera para que esta experiencia salga tal y como hemos imaginado.


1) Los experimentos, en los entrenamientos

Lo hemos oído, leído, y nos han advertido los expertos muchas veces, pero al final, en la feria del corredor, compras esas zapatillas de último modelo, unos calcetines nuevos, esa camiseta tan molona y hasta una gorra para el sol. Pues atento porque, todos estos pequeños detalles pueden echar por tierra los meses de entrenamiento. Nunca estrenes nada el día de la competición. De esta manera, evitarás las molestas rozaduras que sin duda, afectarán el ritmo de carrera y que pueden, incluso, impedirte terminar.

2) Comenzar a correr sin control

Hemos preparado la carrera, visualizado el recorrido, conocemos nuestro objetivo y ritmo de carrera ideal, pero… Oímos el disparo de salida, y corremos como alma que lleva el diablo durante los primeros metros. Esto es, otro de los errores que debes evitar el día de la carrera. En muchas ocasiones, guiados por la emoción de la gente, o la música atronadora, podemos echar por tierra un buen resultado nada más salir de la meta, pues nuestras pulsaciones se disparan, el corazón se acelera antes de tiempo, y acabamos la carrera sin apenas aliento. Por lo tanto, en los primeros metros de salida, evita caídas, codazos, y ajusta gradualmente tu ritmo. Y sobre todo, mantente tranquilo, pues tienes metros suficientes para lograr el objetivo.

3) No prepararse el día antes de la carrera

Existen opiniones de experto para todos: Correr en ayunas, desayunar copiosamente, nada de leche, tomar una fruta etc. Pues bien, cada corredor es un mundo, y por tanto, su sistema digestivo funciona de manera diferente. Entre los errores que debes evitar el día de la carrera, está el de no improvisar en el desayuno. En definitiva, no pruebes cosas nuevas el día de la carrera. Lo ideal es haber preparado, durante los fines de semana previos, tu rutina de desayuno, para saber cómo reacciona tu cuerpo ante la ingesta de determinados alimentos.

¡Adelántate a las inclemencias del tiempo! Para la luvia, viento o calor, cada uno tiene su equipo adaptado; Cortavientos, gorra, crema solar, camiseta térmica etc. Recuerda que los imprevistos previos a la carrera no ayudan.

4) No revisar el recorrido de la carrera

Echa un vistazo al recorrido que harás durante la carrera, y calcula bien la hora de salida. Salir con tiempo de casa te ayudará a evitar nervios y prisas innecesarias, que pueden llevarte a comenzar la carrera con mal pie.

5) Estresarse por el resultado de la carrera

Sólo hay una regla ¡Disfruta! No olvides que haber llegado hasta aquí ya es todo un logro del que sentirse orgulloso. Lo importante es cuidar nuestra salud, dejando de lado la vida sedentaria y sobre todo, pasar un buen rato y conocer gente nueva. Por tanto, no te obsesiones mirando el reloj, porque lo más importante es siempre disfrutar.

#QueNadaTePare