Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

Tacto rectal y da Vinci prevención cáncer de próstata

Tacto rectal y da Vinci prevención cáncer de próstata

 

El cáncer de próstata no se puede prevenir, lo que sí que se puede hacer es detectarlo en las primeras fases. No obstante, no hay un consenso internacional sobre la necesidad de hacer un cribado generalizado para detectar precozmente el cáncer de próstata. Tanto la Asociación Americana de Urología como la Asociación Europea de Urología no recomiendan los cribados a población general; es decir, no es necesario hacer pruebas a todos los hombres a partir de cierta edad como ocurre por ejemplo en cáncer de mama en mujeres, donde se recomienda hacer una mamografía anual a las mujeres mayores de 50 años. De hecho, en la mayoría de las Comunidades Autónomas hay implantados programas de este tipo.

No obstante, es bueno, una vez cumplidos los 50 años, hacerse revisiones periódicas, en las que el tacto rectal es una prueba clave para detectar el cáncer de próstata.

Se trata de una prueba que no necesita una preparación previa, ya que se realiza en la consulta del urólogo. Mediante el tacto rectal se puede palpar la próstata y ver si existe algún tipo de lesión que pueda resultar sospechosa. Así, se puede comprobar si existen nódulos, inflamación de la próstata u otro tipo de lesión. El tacto rectal es una prueba que es imprescindible para detectar los problemas de la próstata y se realiza en pocos minutos. No suele ser doloroso, aunque sí un poco molesto.

Por otro lado, cuando ya se ha diagnosticado el cáncer de próstata para prevenir que se extienda y, siempre y cuando lo recomiende nuestro equipo de especialistas en Urología, se puede quitar la próstata con el robot da Vinci.

Y es que con la cirugía robótica se puede extraer bien toda la glándula prostática de una forma segura, eficaz y con buenos resultados avalados por los años de experiencia con dicha técnica.

Con el da Vinci se hacen unas mínimas incisiones para introducir el instrumental, que maneja con toda precisión el equipo de urólogos encargado de llevar a cabo la intervención. Durante todo el proceso, los especialistas se guía a través de las imágenes en 3D que ofrece el robot, llegando con facilidad a la próstata donde se procederá a su extirpación. Recuerda que aunque se utilice un robot, el urólogo controla y es el encargado de llevar a cabo la intervención, en ningún caso le sustituye.

Entre las principales ventajas del robot da Vinci están:

  • Pequeñas incisiones y cicatrices, con lo que se reduce el tiempo de postoperatorio
  • Se reduce el tiempo en el que hay que estar ingresado en el hospital
  • Las hemorragias son mucho menores o casi inexistentes
  • Se controla mejor el dolor