La sonrisa es una de nuestras principales cartas de presentación. Pero no todas las personas se sienten cómodas o satisfechas con ella.

¿Qué es la sonrisa gingival?

Es el caso de quienes tienen sonrisa gingival, que es aquella en la que la cantidad de encía (tejido gingival) que se muestra al sonreír es mayor de lo habitual y desproporcionada en relación con el tamaño de los dientes.

Características de la sonrisa gingival

Dependiendo del caso, se suele hablar de sonrisa gingival cuando la altura de la encía supera los 3-4 milímetros, de manera que el conjunto formado por encías, dientes y maxilar superior pierde su armonía.

La sonrisa gingival ¿Es una enfermedad?

La sonrisa gingival no es una enfermedad ni genera problemas de salud (salvo en casos graves, en los que aumenta el riesgo de enfermedad periodontal).

De hecho, muchas personas ni siquiera la perciben como un defecto o como un rasgo que haga más fea su expresión. Sin embargo, en otras tiene un impacto estético importante, puede llegar a causar complejo y afectar a la autoestima del paciente.

Factores que influyen en la sonrisa gingival

Entre los factores que favorecen la sonrisa gingival se encuentran los siguientes:

  • Dientes excesivamente pequeños o con desgaste grave, de manera que se acortan y la encía parece más alta.
  • Posición dental baja: Se debe a una sobreerupción de los incisivos superiores al no entrar en contacto con los inferiores.
  • Erupción pasiva alterada: Es la forma más frecuente y se produce cuando al erupcionar los dientes, parte de la corona queda tapada por la encía, por lo que los dientes parecen más cortos.
  • Labio superior corto, a veces de origen congénito, o hiperactivo, debido a que el músculo que lo eleva sube más de lo debido y deja ver mucha encía.
  • Maxilar superior demasiado largo o adelantado respecto al resto de la cara.

Debido a que las causas son diversas y el impacto estético de la sonrisa gingival varía en cada persona, es importante que al abordar el problema el especialista haga un análisis individualizado, de manera que pueda ofrecer la mejor solución posible.

Tratamientos para corregir la sonrisa gingival

Corregir la sonrisa gingival es posible gracias a diversos tratamientos, en algunos casos, será necesario recurrir a una combinación de varios tratamientos para conseguir un buen resultado. Entre los más frecuentes se encuentran los siguientes:

  • Cirugía ortognática

Actúa sobre la mandíbula con el fin de restablecer la armonía y el equilibrio en los rasgos faciales. Está indicada en los casos de sonrisa gingival causada por un maxilar superior demasiado largo, y la intervención permite elevarlo y colocarlo de tal manera que la cantidad de encía expuesta sea menor.

  • Gingivectomía

Indicada en los casos de erupción pasiva alterada, permite eliminar el exceso de tejido gingival recortando con un bisturí eléctrico parte de la encía que tapa el diente, dándole forma al mismo tiempo.

De esta manera aumenta la parte visible de la corona del diente que está tapada por la encía. Aunque se trata de un procedimiento quirúrgico, es mucho menos invasivo que la cirugía ortognática, por lo que tanto el tiempo de intervención como el postoperatorio, son más cortos.

  • Ortodoncia

Algunos casos como los causados por la sobreerupción de los incisivos superiores que no entran en contacto con los inferiores, se puede corregir la sonrisa gingival  con ortodoncia.  Además, no tiene porqué ser con los braquets convencionales, ahora existe una ortodoncia invisble, invisaling, y apenas se notará que la llevas.

  • Bótox

Corregir la sonrisa gingival con bótox, es eficaz cuando esta anomalía está causada por un labio superior corto o hiperactivo. Las infiltraciones de bótox bloquean la actividad del músculo del labio superior, reduciendo su movilidad y evitando que se eleve demasiado al sonreír, dejando al descubierto menos encía. El efecto del bótox no es permanente, por lo que para mantenerlo se deben hacer nuevas infiltraciones cada seis meses, aproximadamente.

  • Carillas dentales

Como tratamiento complementario, ayudan a obtener piezas dentales más prominentes y son útiles en los casos de dientes muy pequeños o que se han desgastado en exceso con el paso del tiempo o por malos hábitos.