Crioablación del cáncer de próstata

Crioterapia, criocirugía o crioablación son los tres nombres que recibe el tratamiento que emplea una temperatura muy baja, unos -40º C, para congelar y destruir las células cancerosas de la próstata. Una vez que se llega al quirófano, el paciente es anestesiado bien con anestesia epidural o raquídea, es decir de cintura para abajo para que la recuperación de la anestesia sea más rápida. La forma de llegar a las células cancerígenas de la próstata es a través de unas agujas muy fijas que se ponen entre el escroto y el ano.

Una vez que se ha alcanzado la próstata, se administra un gas a una temperatura tan fría que congela las células cancerosa y así las destruye. Para poder llegar bien a la zona tratada, el urólogo recurre a la ecografía transrectal y además mediante estas imágenes también se asegura de que sólo se destruyen las células cancerosas sin producir daño en el tejido de alrededor.

Durante la intervención el paciente tiene puesta una sonda y para evitar que se congele la uretra se pone en la sonda agua. Una vez terminado el procedimiento, el paciente permanece sondando hasta que se recupera y puede orinar por sí mismo.

Este tratamiento se puede aplicar en los tumores de próstata localizados, porque si ya se ha extendido no sirve. También se está utilizando en tumores de próstata que se han tratado previamente con radioterapia o braquiterapia y que han vuelto a aparecer.

Y es que la crioterapia es una cirugía menos agresiva que la convencional, con lo cual la recuperación es más rápida y se necesita estar menos tiempo ingresado en el hospital. Además, hay que tener en cuenta que no se producen hemorragias, factor a valorar sobre todo en pacientes que tienen otras patologías de base.

Entre los inconvenientes que pueden aparecer hay que citar los que son comunes a otros tratamientos para el cáncer de próstata, como son los problemas urinarios y de erección.

Aunque tiene pocos años de vida, la crioterapia está ofreciendo buenos resultados en determinados tipos de tumores de próstata. Por eso, a la hora de elegir un tratamiento debes dejarte asesorar por tu equipo de especialistas en Urología. Son ellos quienes mejor conocen tu caso, tu estado de salud general y tus condiciones para afrontar el tratamiento que más te convenga.

Aún falta por conocer los efectos que tendrá a largo plazo en comparación con otros tratamientos que se llevan empleando desde hace más tiempo. Pero, por el momento, es una opción válida y segura que consigue eliminar las células cancerígenas de la próstata en tumores que están localizados en la glándula y que aún no se han extendido con muy poca agresividad y sin dañar los tejidos de alrededor.