Sanihub
Tus dudas de salud
Resuelve aquí tus dudas médicas

¿Qué es el virus del papiloma humano (VPH)?

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) no está causada por un solo virus, sino por más de 150 tipos de virus, de los cuales cerca de 40 afectan a los órganos sexuales.

El virus del papiloma humano

Estos virus se contagian a través del contacto sexual con una persona infectada (coito y sexo oral), por contacto con la piel de genitales externos infectados, por las membranas mucosas o fluidos corporales.

Síntomas

En algunas personas las infecciones de  suelen pasar desapercibidas y el sistema inmune consigue combatir y eliminar el virus. Cuando no es así, pueden aparecer algunos síntomas y alteraciones, como verrugas genitales o papilomas.

Además, ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH) pueden causar cáncer de cuello de útero.

De hecho, los subtipos 16 y 18 son los responsables de al menos el 70% de los casos de este tipo de tumor.

En las mujeres, el virus del papiloma humano suele detectarse en revisiones rutinarias gracias a los resultados de la citología, que consiste en el análisis de una muestra de células del cuello del útero.

Las personas que no se realizan revisiones ginecológicas rutinarias, suele detectarse cuando ya ha causado alguna patología y ésta se encuentra en fases avanzadas.

Las personas con mayor riesgo de desarrollar una infección por virus del papiloma humano son las que han tenido y tienen múltiples parejas sexuales, un sistema inmunológico débil o mantienen relaciones sexuales sin protección.

Si bien el preservativo disminuye el riesgo de contagio, hay que tener en cuenta que no protege al cien por cien, ya que puede infectar la piel que normalmente no queda cubierta.

Prevención 

En la actualidad existen varias vacunas del virus del papiloma humano que protegen y previenen la infección por distintos subtipos de VPH, entre ellos los subtipos 16 y 18, que como indicamos causan la mayor parte de los tumores de cuello de útero.

La eficacia de estas vacunas supera el 90 por ciento, por lo que son herramientas eficaces para prevenir lesiones precancerosas o el desarrollo de tumores.

Estas vacunas del virus del papiloma humano se pueden administrar a partir de los 9 años y están especialmente indicadas en adolescentes que aún no han iniciado su actividad sexual y no han estado en contacto con los subtipos más agresivos de virus del papiloma humano.

Aunque las mujeres adultas también se pueden beneficiar de estas vacunas, ya que previenen la aparición de lesiones pre cancerosas, aunque con un menor porcentaje de eficacia.