Con el auge delas nuevas tecnologías hay que controlar los problemas de visión en los niños. Varios estudios han mostrado que un gran porcentaje de niños que se podrían denominar dentro de la generación Táctil y que se encuentran en edad escolar tienen problemas visuales sin diagnosticar, principalmente miopía, hipermetropía y astigmatismo.

La prevención y la detección precoz son las mejores herramientas para evitar o combatir los problemas visuales en los más pequeños.

Problemas en el proceso del aprendizaje

Tener problemas visuales sin diagnosticar puede provocar un impacto importante en el proceso de aprendizaje, generar cierto déficit de atención o favorecer el fracaso escolar, ya que les impiden seguir correctamente las clases o participar en las actividades individuales y de grupo.
Y es que detectar los trastornos visuales en los niños no siempre es fácil: unas veces son los padres los que no detectan los signos de alarma y otras veces son los niños los que no saben cómo explicar qué le ocurre o creen que la visión deficiente que tienen en la normal.

¿Cómo se pueden evitar los problemas de visión en los niños?

  • Llévales al oftalmólogo para que realice una revisión anual, valore la salud de sus ojos y pueda detectar así cualquier cambio que pueda hacer sospechar de un trastorno. Un buen momento para pasar esa ‘ITV visual’ puede ser el inicio del curso, de manera que se pueda tomar cualquier medida correctora antes de que empiecen las clases.
  • Limita el tiempo que pasan delante de la Tablet, el móvil o el televisor.
  • Establece descansos cuando estén viendo la televisión o jugando con dispositivos electrónicos para reducir el estrés visual. Puedes utilizar lo que la Academia Americana de Oftalmología denomina la regla del 20/20/20, esto es, cada 20 minutos deben dejar de mirar la pantalla durante al menos 20 segundos y mirar a un punto que se encuentre a 20 pies de distancia (unos 6 metros).
  • Acostúmbrales a leer o realizar trabajos manuales manteniendo una distancia adecuada.
  • Protégeles con gafas de sol cuando realicen actividades en el exterior, especialmente en la playa y en la montaña.
  • Evita que se froten, restrieguen o metan los dedos sucios en los ojos para reducir el riesgo de infecciones o el daño de partículas. Explícales que es muy importante que se laven las manos antes de tocárselos.
  • Asegúrate de que las zonas de estudio o donde realizan sus trabajos manuales están bien iluminadas.
  • Redirecciona las lámparas para que el haz de luz no impacte directamente en el rostro de los niños y procura que haya luz indirecta procedente de otras lámparas.