El cáncer de colon es el tumor con mayor incidencia entre hombres y mujeres en nuestro país, con más de 40.000 nuevos casos al año, según la Asociación Española Contra el Cáncer.

Gracias a los avances producidos en los últimos años, tanto en el diagnóstico precoz como en el tratamiento, la supervivencia a 5 años ha mejorado considerablemente superando, en líneas generales, el 50%. No obstante, para bajar aún más esta cifra hay que centrarse en la prevención, basada principalmente en una alimentación sana y equilibrada y ejercicio físico.

Cómo prevenir el cáncer de colon

Ten en cuenta que los factores de riesgo para la aparición del cáncer de colon pueden ser modificables, como la dieta y el tabaco, mientras otros, como la edad, no se pueden modificar. Se ha visto que con el cambio en ciertos hábitos de vida se puede prevenir la aparición de este cáncer y para ello debes:

Eliminar por completo el tabaco

No solo favorece la aparición del cáncer de pulmón, también se asocia con el desarrollo de otros tumores, como el de colon. La exposición al humo del tabaco, lo que se conoce como fumador pasivo, puede favorecer el desarrollo tumoral.

Reducir la cantidad de alcohol

El consumo habitual y en grandes cantidades de alcohol se relaciona con la aparición del cáncer de colon, pulmón, hígado y mama, entre otros.

Mantener en el peso correcto

El sobrepeso y la obesidad, tanto en hombres como en mujeres, incrementa el riesgo de cáncer colorectal. Haz comidas ligeras, reduciendo la cantidad de calorías, sobre todo las que provienen de los azucares refinados y de las grasas de origen animal.

Hacer ejercicio físico de forma regular

Además de ayudarte con el peso, la actividad física por sí misma podría reducir el riesgo de cáncer de colon. Eso significa que deberás hacer 150 minutos a la semana de ejercicio físico regular moderado o 75 minutos de ejercicio intenso. Pero empieza poco a poco a incluirlo en tu rutina diaria, es la única forma de que perdure en el tiempo.

Introducir la fruta y la verdura en tu dieta

no como una obligación sino como una mejora de tu salud. Basa tu dieta en frutas para adelgazar, verduras y otros alimentos de fuentes vegetales, como granos integrales y legumbres.

Evitar consumir grandes cantidades de carne roja y procesada

Un informe de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud indica que comer grandes cantidades de carne procesada puede aumentar ligeramente el riesgo de ciertos tipos de cáncer, como el de colon.

Optar por los beneficios de la dieta mediterránea

Es la mejor forma de seguir las pautas anteriores. Nuestra dieta es rica en frutas, verduras, cereales, legumbres, frutos secos y aceite de oliva. Además, se completa con la incorporación de pescado, carnes magras y productos lácteos.

La mayoría de los cánceres de colon aparecen sobre un pólipo preexistente. Por eso, la detección precoz es clave para mejorar la supervivencia. Si tienes antecedentes familiares es bueno que consultes con tu médico, que te indicará la necesidad o no de someterte a un cribado. En diferentes comunidades autónomas existen programas de cribado dirigidos a población de riesgo. Se recomienda iniciar el cribado a los 50 años para población sin riesgo aumentado.

Las personas con riesgo aumentado (aquellas con antecedentes familiares), se pueden beneficiar del inicio del cribado a edad más temprana.

Existen varias pruebas para detectar el cáncer de colon, de las que determinación de sangre en las heces y la colonoscopia son las más conocidas. Si se tiene importante historia familiar de pólipos de colon o cáncer, se recomiendo consultar con su médico sobre su riesgo. Puede estar indicada una consulta de consejo genético para valorar un Síndrome de Cáncer Familiar.

Así que ya sabes, ante cualquier duda, es mejor consultar, ya que el 90% de las personas con un cáncer de colon diagnosticado en estadios precoces, sobrevive.