Cuando se sufre una enfermedad como la cefalea, es fundamental contar con la máxima información posible para prevenirla y tratarla de manera adecuada. Es aquí donde entra en juego el calendario de cefaleas, una sencilla herramienta que permite recoger los datos clave sobre cada episodio, la intensidad y duración, la necesidad o no de analgesia… Cuantificar todo esto puede ayudar a mejorar considerablemente el diagnóstico y tratamiento.

La cefalea primaria, que incluye la migraña, la cefalea tensional y otras mucho menos frecuentes como la cefalea en racimos, consiste en la aparición de dolor de cabeza de intensidad y duración variables que puede ir de horas a días. En algunas ocasiones se trata de un dolor incapacitante, que impide realizar las actividades diarias. Además, puede ir acompañado de náuseas, vómitos, mareos, hipersensibilidad a la luz y al ruido y malestar general.

Existe un amplio arsenal terapéutico para combatir las cefaleas, entre los que se encuentran los analgésicos, los antiinflamatorios y fármacos específicos para la migraña, como los triptanes. También hay fármacos que pueden ayudar a prevenir nuevos episodios o, al menos, disminuir su frecuencia y mejorar la respuesta a la analgesia, mejorando así la calidad de vida .
Estos tratamientos deben ir siempre acompañados de un estilo de vida saludable y medidas higiénicas que eviten posibles desencadenantes de la cefalea, como el consumo de alcohol, cafeína, ciertos alimentos, malas posturas, falta de descanso o mala calidad del sueño…

Es importante destacar que existen tantas cefaleas como personas. Esto quiere decir que la intensidad, la duración, la discapacidad que produce, los desencadenantes… varían de una persona a otra, por lo que el tratamiento farmacológico debe ser individualizado y adaptarse a cada caso.

Pulsa aquí para descargar el calendario de cefaleas

¿Por qué es necesario un calendario de cefaleas?

El calendario de cefaleas es fundamental para:
• Realizar un diagnóstico correcto.
• Individualizar el tratamiento.
• Mejorar o modificar el tratamiento ya pautado.
• Prevenir nuevos episodios.
• Identificar signos que permitan detectar de manera precoz la aparición de la cefalea.
• Conocer posibles desencadenantes.

Con toda esta información, el neurólogo puede entender mejor nuestra cefalea y adaptar el tratamiento para que obtengamos el máximo beneficio. También podemos tomar medidas para aliviar mejor los síntomas y, lo que es aún más importante, prevenir nuevos episodios.

¿Qué información recoge el calendario de cefaleas?

Aunque toda información es útil, el calendario de cefaleas debe recoger como mínimo los siguientes datos:
• Fecha y hora de la aparición.
• Intensidad: se puede clasificar como leve, moderada o grave, o utilizar una escala numérica en la que 1 es la sintomatología más leve y 10 la más intensa.
• Alteraciones asociadas: visuales, sensitivas, del habla…
• Náuseas y vómitos.
• Sensibilidad a la luz y al ruido.
• Empeoramiento con la actividad física.
• Tratamiento analgésico utilizado: se debe precisar la cantidad, cuándo se ha tomado y si ha sido eficaz.
• Duración de la cefalea.
• Posibles desencadenantes: exige un ejercicio de atención para poder identificar si algo en la dieta, el estrés, un estímulo sensorial (luces, sonidos, olores), trastornos del sueño, un cambio ambiental u hormonal ha podido influir en la aparición de la cefalea.

¿Cómo debe ser el calendario de cefaleas?

El calendario de cefaleas se puede hacerse en papel, utilizando una plantilla que te facilitará el neurólogo, o a través de aplicaciones móviles disponibles para todo tipo de smartphones. Incluso puedes crear tu propio diseño de calendario.
Lo importante no es el formato, sino que cada vez que vayamos al neurólogo llevemos el calendario de cefaleas con nosotros para que podamos comentarlo con él. Acostumbrados como estamos a llevar el teléfono móvil a todas partes, tal vez el formato digital sea el más útil, así nos aseguramos de que no nos vamos a olvidar nunca la información en casa.
En todo caso lo fundamental es que el método para la recogida de datos, ya sea papel o digital, sea fácil y que nos sintamos cómodos con él para que no nos dé pereza completarlo y tenerlo actualizado.

Pulsa aquí para descargar el calendario de cefaleas