Qué es la Andropausia

La andropausia forma parte del proceso natural de envejecimiento y consiste en la disminución de la capacidad sexual del hombre, junto a otras funciones fisiológicas y cognitivas. La causa de la andropausia está en el descenso progresivo de los niveles de testosterona y por ello se habla de Síndrome de Déficit de Testosterona. Podríamos decir que es el equivalente a la menopausia, si bien no se produce ni con tanta rapidez ni contundencia. Eso sí, todos los hombres pasan por este proceso de manera paulatina aunque no todos lo viven con los mismos síntomas o intensidad. Para algunos incluso puede pasar totalmente desapercibido.

Andropausia Edad

La andropausia empieza a sufrirse a partir de los 50 años, y aunque su origen está en la disminución de la producción de testosterona, hay algunos factores, como el estrés o enfermedades como la obesidad, que pueden precipitar su aparición.

Andropausia Síntomas

  • Disminución del deseo sexual y problemas de erección.
  • Cambios emocionales y en el estado de ánimo: irritabilidad, tristeza, depresión…
  • Cansancio y falta de energía.
  • Problemas de memoria y disminución de la actividad intelectual.
  • Pérdida de masa muscular y de fuerza.
  • Problemas dermatológicos y pérdida de vello corporal.
  • Pérdida de masa ósea que lleva a la osteopenia y osteoporosis.
  • Problemas circulatorios.
  • Cambios corporales debido a la redistribución de la grasa y al aumento de peso.

¿Cómo se diagnostica la andropausia?

Aunque la falta de libido y los problemas de erección suelen ser los síntomas más evidentes, lo cierto es que los hombres siguen teniendo reparo a la hora de consultar sobre problemas que tienen que ver con su sexualidad. Sin embargo, esta información, junto con la descripción de algunos de los síntomas que hemos descrito antes, es clave para orientar el diagnóstico. Ante estos síntomas, el especialista recomendará un análisis de sangre para determinar los niveles de testosterona libre y biodisponible, y esto permitirá confirmar el diagnóstico de andropausia.

En todo caso, se debe dejar claro de que no se trata de una enfermedad, sino de una consecuencia del proceso de envejecimiento.

Andropausia Tratamiento

Al estar causada por una deficiencia de testosterona, el tratamiento de la andropausia consiste en suministrar esta hormona para mantener unos niveles adecuados y estables. La testosterona se puede administrar por vía intramuscular, pero también mediante geles y parches. Eso sí, debe hacerse siempre bajo supervisión médica, ya que la testosterona puede alterar los niveles de lípidos, causando hipercolesterolemia, y aumentar el tamaño de la próstata. De ahí que el control médico sea fundamental para atajar cualquier inconveniente.

Gracias al tratamiento será posible recuperar el deseo sexual, la calidad de la erección, la fuerza y energía, así como mejorar otros parámetros, como el estado de ánimo o la masa muscular y ósea.

Además, es recomendable acompañar el tratamiento con cambios en el estilo de vida, como abandonar el consumo de tabaco y alcohol, realizar actividad física de manera frecuente -lo que mejorará no solo el estado físico sino también el emocional-, y llevar una dieta sana y equilibrada.

Cómo preparar la consulta con un especialista

Es importante abordar la consulta con el especialista con naturalidad y confianza, aportando toda la información necesaria para facilitar un buen diagnóstico. La andropausia tiene que ver con algunos temas tabú para los hombres y sobre los que no están acostumbrados a hablar, por ello debes ser lo más honesto posible a la hora de responder a las preguntas que te haga el médico. Algunas de las cosas que deberías contarle son:

  • Si has notado una disminución del deseo sexual o de la calidad de las erecciones.
  • Si te sientes deprimido o con cambios del estado de ánimo repentinos y que no tienen explicación.
  • Si te sientes con menos fuerza y energía.
  • Si has notado una pérdida de estatura.
  • Si crees que tu capacidad cognitiva está mermando, tanto en actividades de la vida diaria como en el trabajo.
  • Si has notado cambios en tu patrón del sueño, ya que en ocasiones los niveles bajos de testosterona pueden causar insomnio o, por el contrario, somnolencia.
  • Si estás tomando algún medicamento o algún suplemento nutricional.