La recuperación del suelo pélvico es una de las mayores preocupaciones de las mujeres que acaban de dar a luz. El suelo pélvico es uno de los grupos musculares que más afectados se ven durante el embarazo y el parto debido a la gran presión que el útero ejerce sobre ellos y a las lesiones que se producen con la expulsión del bebé.

Lo fundamental para mantener un buen suelo pélvico es la prevención y esta se hace manteniendo un peso adecuado, no fumando y evitando esfuerzos abdominales crónicos como son el  estreñimiento.

Fortalecer suelo pélvico

Los ejercicios de kegel o de fortalecimiento del suelo pélvico son fundamentales para mantener la zona en buen estado y sobre todo según vamos cumpliendo años y en la recuperación postparto. Estos ejercicios consisten en la contracción de la musculatura perineal, y es importante no implicar músculos de otras zonas como son las nalgas, el abdomen o los muslos. En caso de duda es conveniente que estén supervisados por especialistas para no realizar maniobras contraproducentes, es importante también a la hora de realizar los no sentir ni molestias ni dolor.

Bolas chinas y conos

También se utilizan otras técnicas para fortalecer el suelo pélvico como el uso de bolas chinas o de conos con peso, su efecto se basa en un reflejo vaginal que se produce cuando se deslizan estos dispositivos en la vagina.

Gimnasia hipopresiva

La gimnasia hipopresiva es otra técnica que se utiliza para fortalecer el abdomen sin afectar al suelo pélvico, su ejecución es compleja, con lo cual necesita de entrenamiento y supervisión, pero su efecto es espectacular en la recuperación postparto.

Consecuencias tras el parto

La consecuencia más frecuente y por la que se recurre a la recuperación del suelo pélvico es el debilitamiento de los músculos pélvicos suele ser la aparición de episodios de incontinencia urinaria. Por ello, rehabilitar y fortalecer el suelo pélvico es fundamental para devolverle su tono muscular y su principal funcionalidad, que es la de contraerse para que se produzca el bloqueo perineal ante cualquier aumento de la presión intraabdominal.

Además de incontinencia urinaria, el deterioro de los músculos del suelo pélvico puede provocar el prolapso o descenso de los órganos pélvicos.

Por ello, es importante que acudamos a unidades de atención a la mujer embarazada y que cuenten con una Unidad de Suelo Pélvico en la que nos ayuden a fortalecerlo y rehabilitarlo después del parto.

Composición del suelo pélvico

El suelo pélvico está compuesto por un grupo de músculos que forman una malla y sostienen los órganos pélvicos, entre los que se encuentran la vejiga, el útero, la vagina y los intestinos. Durante el embarazo y el parto es habitual que se debilite.

Ejercicios previos para la recuperación del suelo pélvico

En caso de que exista patología de suelo pélvico más grave, como por ejemplo incontinencia urinaria o prolapso de órganos pélvicos, los fisioterapeutas realizan terapias manuales como biofeedback y electroestimulación con muy buenos resultados.

Seguramente te preguntes cómo se ha podido producir ese debilitamiento si durante los últimos meses de embarazo no has parado de realizar los ejercicios de Kegel que te recomendaron.

Ten por seguro que esos ejercicios a los que has dedicado tanto tiempo han hecho que los efectos del parto hayan sido más leves y la recuperación de tu suelo pélvico mucho más rápida de lo que piensas. Aun así, es normal que sufras una de las principales consecuencias del debilitamiento del suelo pélvico: la incontinencia urinaria.

Se estima que al menos el 40% de las mujeres sufren algún episodio de incontinencia urinaria durante el postparto, e incluso algunas ya empiezan a experimentar pérdidas involuntarias durante los últimos meses de gestación.

 

fortalecer_suelo_pelvico

La Unidad de recuperación del  suelo pélvico

Esta Unidad consiste en un equipo multidisciplinar formado por ginecólogos y especialistas en fisioterapia y rehabilitación evaluará cómo llevar a cabo la recuperación del suelo pélvico, realizarán un diagnóstico y te prescribirán el tratamiento más adecuado, que puede combinar algunas de las siguientes técnicas:

Técnicas de fisioterapia manual

Para fortalecer el suelo pélvico y mejorar el bloqueo perineal.

Biofeedback

Mientras realizas los ejercicios de contracción de los músculos  para la recuperación del suelo pélvico un aparato te indica a través de su pantalla cuándo debes hacer las contracciones, si has alcanzado el nivel necesario para que sean eficaces y el grado de tensión que has conseguido en los músculos.

Electroestimulación

Consiste en la aplicación de una corriente eléctrica indolora y sin efectos secundarios que promueve la contracción de los músculos del suelo pélvico, mejorando así su fuerza y resistencia.

Ultrasonidos/Termoterapia

La aplicación de ultrasonidos favorece a la recuperación del suelo pélvico, devolviéndole su tono y fortaleza.

Técnica miofascial

Se trata de una técnica de fisioterapia de recuperación del suelo pélvico  basada en la manipulación manual de distintos grupos musculares con el fin de disminuir la tensión que se genera entre ellos, incluidos los músculos pélvicos.

Gimnasia abdominal hipopresiva

Conjunto de ejercicios de recuperación del suelo pélvico que reducen la presión que el abdomen y los intestinos ejercen sobre los órganos y la musculatura pélvica, al tiempo que mejora el tono y fortalece el suelo pélvico.

Láser vaginal

El láser vaginal se está convirtiendo en una herramienta cada vez más útil en nuestro campo sobre todo en los casos de recuperación postparto con hiperlaxitud vaginal en los casos de incontinencia urinaria leve estamos obteniendo resultados espectacular hay casos más graves en los que todas estas técnicas pueden ayudar pero no son definitivas y tendremos que recurrir a técnicas quirúrgicas