Es normal  que muchas mujeres busquen  algún tratamiento para la incontinencia urinaria en el postparto, las pérdidas de orina pueden aparecer durante el embarazo o después del parto como consecuencia de la distensión que sufren los músculos del suelo pélvico. Asimismo, la episiotomía o los desgarros pueden afectar a la musculatura de dicho suelo pélvico.

Los tratamientos de la incontinencia urinaria van a ir dirigidos en función de la incontinencia urinaria que nos encontremos. La incontinencia urinaria de esfuerzo, que está producida por una alteración de la musculatura y de los tejidos de sostén, va a ir dirigida hacia la rehabilitación de esos tejidos. Esa rehabilitación se puede hacer con fisioterapia o gimnasia de esos músculos, para fortalecerlos, y luego se puede producir una reparación de los otros tejidos de sostén que no son musculares, bien a través del láser o bien, si es insuficiente, a través de cirugía.

El tratamiento de la incontinencia urinaria de urgencia, que está producida por una hiperreactividad del músculo de la vejiga, va a ir dirigido a relajar esa musculatura. Para ello, muchas mujeres, simplemente cambiando sus hábitos de vida como dejar de fumar, no beber alcohol y dejar determinadas medicaciones, van a hacer que mejore esa incontinencia de urgencia. Si esto fuera insuficiente tendríamos que recurrir a una medicación en concreto para mejorar esta incontinencia de urgencia

Diagnóstico para un tratamiento para la incontinencia urinaria

Por eso, es importante que tras el parto acudas a un centro hospitalario con una Unidad de Suelo Pélvico en la que un equipo multidisciplinar de ginecólogos y de especialistas en fisioterapia y rehabilitación haga una valoración del estado de tus músculos pélvicos y del grado de incontinencia urinaria que sufres, y así establecer el mejor tratamiento para la incontinencia urinaria

Tipos de incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria puede ser de esfuerzo (relacionada con aumentos de presión abdominal como la tos, risa, levantar pesos…), de urgencia (sensación repentina e incontrolable de ganas de orinar) o mixta.

Incontinencia tras el parto, ¿cuándo acudir al especialista?

 Después del parto, bien por vía vaginal o por cesárea, puede que presentes incontinencia urinaria. Esta puede ser de esfuerzo o de urgencia. Las estructuras del suelo pélvico, después de este acontecimiento, se ven debilitadas. Para ello, al mes del parto, tienes que intentar fortalecerla a través de los ejercicios de suelo pélvico. Si a pesar de ello, a los 2-3 meses del parto, sigues presentando incontinencia urinaria, debes acudir al especialista.

Tratamiento para la incontinencia urinaria

Controlar las pérdidas de orina con un diario miccional

Un tratamiento para la incontinencia urinaria por urgencia miccional, es recurrir a las micciones programadas o a la reeducación vesical. Para la primera tienes que ir apuntando las veces que vas al baño, a qué hora y cuándo tienes pérdidas. Con todos estos datos podrás hacer un diario miccional y prevenir las pérdidas.

Reeducar la vejiga

Otro tratamiento para la incontinencia urinaria  y con el objetivo de controlar las micciones muy frecuentes es reeducar la vejiga, espaciando poco a poco las veces que orinas.

De esta forma, en lugar de ir cinco o seis veces por la mañana, conseguirás ir tres o cuatro.

En ocasiones, éstas técnicas pueden reforzarse con un tratamiento farmacológico o con toxina botulínica intravesical encaminadas a bloquear las contracciones de la vejiga y a evitar los episodios de urgencia.

Fisioterapia y suelo pélvico

Las técnicas de fisioterapia (ejercicios postparto), es otro tratamiento para incontinencia urinaria de esfuerzo. Su objetivo es la recuperación del suelo pélvico, con lo que mejora el control sobre la vejiga.

Si no se ha conseguido terminar con el problema de la incontinencia urinaria de esfuerzo, puede que tu equipo de especialistas recurra al tensado vaginal mediante láser genital o a la cirugía.

Primero hay que probar algún tratamiento para la incontinencia urinaria, si no se consigue fortalecer el suelo pélvico se opta por el láser co2 o la implantación de una banda sintética debajo de la uretra a modo de cabestrillo. Será tu equipo de especialistas quien te dará las pautas más adecuadas para terminar con tu problema.