Realizar cualquier tipo de dieta personalizada o tratamiento para perder peso, como por ejemplo el Balón Intragástrico o el Método Apollo supone fuerza de voluntad, constancia y seguimiento desde el primer día.

El Balón Intragástrico o el Método Apollo

Seguramente, hayáis escuchado “lo difícil no es perder peso, sino mantenerse”. Pero, la realidad es que la clave no está en mantenerse una vez adelgazado, sino que debemos anticiparnos al inicio de todo el proceso.

banner_peso_saludable

Por eso, si estamos en búsqueda del tratamiento más adecuado para adelgazar, debemos tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Respaldo Médico: Todo el proceso de adelgazamiento debe estar respaldado por médicos, que nos asesoren y nos hagan una valoración médica completa. Si el tratamiento que vamos a llevar a cabo requiere algún tipo de intervención ya sea endoscópica como el Método Apollo o el Balón Intragástrico, o quirúrgica como la Cirugía Bariátrica, es necesario que los especialistas nos realicen un estudio pre-operatorio completo, para descartar posibles anomalías y confirmar que podemos iniciar el tratamiento sin ningún tipo de riesgo.
  • Respaldo Nutricional: Como sabemos, perder peso no consiste sólo en perder kilos, debemos restablecer nuestros hábitos alimentarios desde el comienzo. Por eso, el apoyo de especialistas en nutrición es fundamental, ya que nos ayudará  tras un estudio de composición corporal, a llevar un control y valoración dietética.
  • Respaldo Psicológico: El aspecto psicológico es fundamental en el abordaje terapéutico, sobre todo considerando la cronicidad y complejidad de esta problemática. La intervención psicológica se centra en aceptar el propio cuerpo, ayuda a adherirse a un programa de alimentación saludable, refuerza los cambios en los hábitos de vida, estimula la práctica de actividad física y ayuda a crear nuevos contextos para el mantenimiento de esos hábitos.