La alergia a la lactosa es la dificultad que tienen algunas personas con baja cantidad de lactasa en su organismo, que es la enzima que trabaja para digerir el azúcar propio de la leche. Esta, es un tipo de alergia que suele manifestarse en edades tempranas, cuando se es un niño, aunque puede aparecer en la edad adulta.

¿Qué es la lactosa?

La lactosa es un azúcar o disacárido que está presente en  las leches de los mamíferos: vaca, cabra, oveja, y  también en la humana.  La lactosa está compuesto de glucosa y galactosa.

Algunos estudios afirman que un 70% de la población mundial es intolerante a la lactosa

Síntomas de la alergia a la lactosa

Cuándo bebemos leche normal, ya sea desnatada , semi o entera, si nuestro intestino delgado no absorbe bien la lactosa, esta irá hacia el colon, en este órgano la lactosa que no ha podido ser asimilada por el intestino, fermentará. Tener alergia a la lactosa, como cualquier intolerancia alimentaria, nos puede producir :

  • Sensación de hinchazón en el abdomen.
  • Provocarnos flatulencias.
  • Sensación de pesadez.
  • Cólicos y diarrea.

¿Por qué existe la intolerancia a la lactosa?

Lo cierto es que tener alergia a la lactosa es más común de lo que pensamos, de hecho, algunos estudios afirman que un 70% de la población mundial es intolerante a la lactosa.

Esto es así porque el ser humano, por fisionomía y adaptación genética, nunca ha necesitado beber leche de otros animales para alimentarse, a excepción de la materna.

Cuando el hombre empezó a consumir leche ya fuera por supervivencia o por gusto, la propia evolución nos hizo adaptarnos y que nuestro organismo tolerara la leche de animales.

Pruebas de intolerancia a la lactosa

Si cuando consumes productos lácteos: yogures, queso, leche, etc, notas los síntomas que comentábamos, lo mejor es que acudas a tu médico quién seguramente te hará las pruebas de intolerancia a la lactosa, los dos métodos más comunes son:

  • Prueba de sangre: Se toman varias muestras de sangre, normalmente del brazo del paciente, una antes y otra después de que consuma un líquido con lactosa. Y con ello se analizará si la lactosa es capaz de descomponerse bien en nuestro organismo, si no es así, nuestro cuerpo generará glucosa, lo que significa que sí tenemos alergia a la lactosa.
  • Prueba de hidrógeno en el aliento: Lo que hace es medir la cantidad de hidrógeno en el aire al exhalar. El paciente tiene que respirar dentro de un recipiente, y después tomará un líquido que contiene lactosa.

Lo normal es que nuestra respiración tenga poco hidrógeno, y si tras tomar el líquido con lactosa el nivel de hidrógeno aumenta al exhalar aire, es porque el organismo no es capaz de descomponer bien la lactosa, lo que significa que sí tenemos alergia.

Lo que no debes tomar si eres alérgico a la lactosa

Es evidente que lo que no debes tomas si él médico te ha diagnosticado alergia a la lactosa, son alimentos que lo contengan, sin embargo, esto no significa que tengas que dejar de consumir lácteos.

Recuerda que los lácteos en general , contienen prácticamente toda la cantidad de calcio que una persona adulta necesita.

Por tanto, si tienes molestias digestivas por consumir lácteos, si el nivel de alergia a la lactosa no es muy elevado, reparte el consumo de lácteos a lo largo del día en pequeñas cantidades.

Si el médico te ha diagnosticado alergia severa a la lactosa, consume alimentos sin lactosa, sencillos de encontrar hoy en día en muchos supermercados. Algunos de estos alimentos son:

  • La leche sin lactosa

Si tienes alergia a la lactosa, puedes consumir esta modalidad, pues la lactosa ha sido descompuesta en sus dos azúcares simples: La galactosa y la glucosa. Son estos dos compuestos los que dan a la leche sin lactosa un sabor más dulce que la leche normal.

De esta manera, no sentirás molestias estomacales y tu cuerpo absorberá una buena cantidad del calcio que necesitas cada día.

  • El yogur sin lactosa

El yogur normal se tolera mejor por las personas con alergia a la lactosa, pues la propia fermentación del producto reduce la lactosa a la mitad. Sin embargo si tienes un nivel alto de intolerancia, opta por los yogures sin lactosa, fáciles de encontrar en el mercado.

  • El queso sin lactosa

De la gama de lácteos, es posible que sea de los que menos lactosa contienen, además la tolerancia al queso si tienes alergia a la lactosa, es mejor porque la digestión tras el consumo de este alimento es más lenta, sobre todo si son quesos curados.