Después de los atracones navideños llega la hora de depurar y eliminar los excesos. Nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan un periodo de adaptación. Es por ello que os proponemos una selección de alimentos nutritivos para añadir al recetario diario con el objetivo de aportar nutrientes que fortalezcan nuestras defensas ante las afecciones invernales y nos den un plus energético.

¿Cómo hacerlo?

Fundamentalmente abasteciendo nuestro frigorífico de todos los alimentos imprescindibles y siguiendo una dieta equilibrada y variada:

  • Agua; somos agua sobre todas las cosas. Hidrata y depura
  • Las verduras y hortalizas de temporada deberían ocupar un lugar protagonista en nuestra nevera: son más nutritivas, adecuadas a las necesidades de nuestro organismo en cada estación, y más económicas y sabrosas (setas, calabaza, zanahoria, brócoli, col, alcachofas, espárragos…)
  • Para mantener en forma tu sistema inmunitario elige frutas con alto contenido en antioxidantes: granadas, uvas, frutos rojos (moras, arándanos, grosellas), aguacate (rico en ácidos grasos monoinsaturados, antioxidantes y 20 tipos diferentes de vitaminas y minerales), cítricos (desde pomelo a mandarinas, por su alto contenido en vit. C y un antioxidante de la familia de los flavonoides). Manzanas: su gran contenido en pectina bloquea la absorción de colesterol y evita la inflamación

¿Conoces los green smoothies?

El gran beneficio de los batidos de frutas, verduras y hortalizas crudas radica en que conservan todas sus enzimas y que son totalmente nutritivos, antioxidantes, energéticos y depurativos.

  • ¡Arriba las defensas con probióticos! Las bacterias lactobacillus bulgaricus y streptococcus thermophilus del yogur regulan y protegen la flora intestinal. También son fuente de calcio, vit. A, B12 y ácido fólico.
  • Pescado azul de pequeño tamaño, como las sardinas y caballa, nos aportan grasas poliinsaturadas omega 3.
  • Los huevos son fuente de proteínas que contienen todos los aminoácidos esenciales.
  • Nuestro jamón de bellota: la grasa del cerdo ibérico es la más cardiosaludable de todas las grasas animales (más del 55% de ácido oléico)
  • Las legumbres (alubias, lentejas), son superalimentos por excelencia: reducen el riesgo de obesidad por su alto contenido en fibra, proteínas, vitaminas antioxidantes y minerales
  • Chocolate puro. En pequeñas proporciones se considera una estrategia inteligente para perder peso, además de sus propiedades cardiosaludables y protectoras de arterias y cerebro.

Apuesta por los productos de temporada y de kilómetro cero. Decantarse por esta opción a la hora de llenar nuestra cesta de la compra es hacerle un favor a nuestra salud.

Los “BEAUTY FOOD”

¡Son alimentos perfectos para una piel radiante!
Un estilo de vida saludable junto con una alimentación rica en antioxidantes naturales nos permitirá luchar contra el envejecimiento prematuro.
Llena tu cesta de la compra con alimentos aliados de la juventud: los “beauty food”

Entre los antioxidantes más importantes encontramos:

  • carotenoides (también con efecto fotoprotector), presentes en zanahorias, espinacas, calabaza, pimiento rojo
  • polifenoles: previenen el estrés oxidativo manteniendo la piel elástica e hidratada. Están presentes en frutos rojos, uva, remolacha, legumbres, aceite de oliva, cacao, granada, mandarina

La vitamina C: es un elemento esencial para la formación de colágeno. La encontramos en naranja y kiwi, principalmente.
El omega 3 evita la inflamación que causa la exposición solar y mejora la circulación sanguínea; lo encontramos en el pescado azul (sardina, caballa…), semillas de lino, nueces, aguacates…

Cómo debemos comer

Una dieta equilibrada es aquella en la que ajustamos el gasto y la ingesta energética, si tenemos un balance de ambos factores lograremos no aumentar de peso. Debemos comer la cantidad adecuada para cada persona dentro de ese equilibrio.

Se recomienda que la ingesta de hidratos de carbono(cereales,pan, pasta, arroz, frutas, verduras…)sea un 50-60% de nuestra alimentación diaria.

Las proteínas, entre un 10-15%(carne, pescado, huevos, leche..)

Las grasas, un 30%: aceite (preferiblemente de oliva), y grasas animales.

Un buen ejemplo es nuestra “dieta mediterránea”, por desgracia un poco olvidada en nuestro país, mientras que en EE.UU. se está convirtiendo en la dieta más aconsejada por los especialistas, como dieta cardiosaludable.

¿Qué debemos hacer?

Aumentar la cantidad de pescado, frutas y verduras, un consumo mayor de leguminosas: garbanzos, judías y lentejas. Así como cereales: pan, patata, arroz, pasta preferiblemente integrales. Así como de frutos secos, por ejemplo las nueces son ricas en omega 3.

Nuestra fuente principal de grasa debe ser a expensas de aceite de oliva, por lo que debemos disminuir el consumo de carnes y grasas animales.
Debemos comer de todo y variado, no hay ningún alimento que nos aporte todos los nutrientes necesarios, por lo que nuestra alimentación debe ser variada, animada, metamos mucho color en nuestros platos, con nuestra gran variedad de frutas y verduras.
Disminuir el consumo de azúcares, bebidas azucaradas, alcohol y sal.

Todo tipo de dietas milagro que nos prometen perder peso en un corto periodo de tiempo, suelen tener carencias de algunos de los nutrientes esenciales, vitaminas y minerales. Si queremos perder peso, es más adecuado dirigirnos a un médico o nutricionista que nos indique la manera más adecuada para comer, de forma inteligente efectiva y sana.