¿Qué es rinoplastia?

Cuando hablamos de rinoplastia, lo primero que nos viene a la cabeza es una operación de nariz con un fin de mejora estética.

Pero la rinoplastia es una intervención que, además de mejorar el aspecto físico de la nariz corrigiendo algunas imperfecciones, ayuda a resolver problemas respiratorios producidos por factores estructurales de la nariz; el más conocido es la desviación del tabique nasal.

La desviación de tabique nasal

La desviación del tabique de la nariz puede ser algo con lo que nacemos o aparecer después a consecuencia de un fuerte golpe ocasionado, normalmente, por un traumatismo. En estos casos, lo primero que tenemos que hacer es ponernos en manos de un equipo de especialistas que estudie nuestro caso personal y nos presente todas las opciones disponibles para reparar con una operación de nariz, el problema que hace que respiremos mal.

la intervención lo que pretende es mejorar la obstrucción que se produce en una de las vías aéreas de la nariz para que el aire vuelva a pasar con facilidad y se pueda respirar bien; es decir, que podamos coger y expulsar el aire sin dificultad.

Duración de una rinoplastia

Normalmente, las intervenciones no suelen durar más de dos horas y, en la mayoría de los casos, el cirujano llega al tabique nasal a través de un pequeño corte que hace dentro de las fosas de la nariz, para que no se aprecie la cicatriz.

Una vez en el interior de la nariz, se procede a reparar el problema que causa la dificultad para respirar. Además, al mismo tiempo y en la misma cirugía de nariz, se puede corregir el tamaño y la forma de la nariz.

Para los casos más complicados, en los que hay que modificar más de una estructura nasal, se hace la incisión en la parte vertical de la nariz, por donde se llega a la zona que se quiere corregir. Una vez terminada la intervención, el cirujano pone algodones o unos tapones en las fosas nasales y una férula para controlar la inflamación y mantener el aspecto deseado.