El balón intragástrico

Es una técnica no quirúrgica para perder peso indicada para los que tienen obesidad, un problema de salud que afecta a 600 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

Opiniones del balón intragástrico

Aunque la elección de la aplicación de una técnica u otra para adelgazar debe llevarse a cabo en función de la opinión de un experto, el balón intragástrico presenta cualidades y beneficios que lo han convertido en una de las mejores opciones para tratar la obesidad. Aquí van 8:                                                           

1. El balón gástrico es  cómodo    

Se trata de un método poco invasivo ya que se coloca dentro del estómago por vía endoscópica, donde permanecerá durante un plazo máximo de seis meses, y luego se procede a su retirada por la misma técnica.

2. La colocación del balón intragástrico es rápida

La colocación del balón intragástrico es un proceso sencillo que dura aproximadamente 20 minutos y no requiere hospitalización.

3. El balón intragástrico no necesita cirugía

Al tratarse de una técnica endoscópica que no precisa cirugía, por lo que no se producen cicatrices que afecten al aspecto físico del paciente.

4. Ayuda a adelgazar

El fundamento para la perder peso con esta técnica es simple, se basa en aumentar la sensación de saciedad del paciente con una cantidad de comida menor, al estar una parte del estómago ocupada por el balón.

5. Es una técnica que no implica complicaciones graves

El balón intragástrico es una técnica segura que no suele llevar asociadas complicaciones graves. Las molestias más habituales que aparecen los primeros días tras la colocación del balón intragástrico son las náuseas o vómitos, debido a que el propio estómago, al identificar un cuerpo extraño, trata de expulsarlo. Los síntomas suelen aparecer durante varios días y desaparecen de forma espontánea.

banner_peso_saludable

6. El balón gástrico es eficaz

La eficacia del balón intragástrico está totalmente demostrada por los especialistas. En pacientes con obesidad importante, la pérdida de peso ronda 1 kg a la semana, aunque para ello es necesario que el paciente acompañe el tratamiento con cambios en los hábitos dietéticos.

7. Destinado a personas a partir de obesidad grado I

Está dirigido a un amplio grupo de personas que padecen obesidad (IMC>30). Los pacientes que más se benefician de este tratamiento son los que tienen un gran sobrepeso (peso > 40% o > 20-25 kg respecto a su peso ideal).

8. El balón intragástrico es un tratamiento multidisciplinar

El seguimiento de este tratamiento es cómodo y sencillo para el paciente. Implica la atención de un equipo de endocrinólogos/nutricionistas que valoren los hábitos nutricionales y propicien una reeducación en las pautas alimentarias del paciente, de esta forma se evita la recuperación del peso perdido durante los 6 meses que dura la implantación del balón.