Introducir un balón intragástrico está indicado para hacer frente a la obesidad leve o moderada. Cuando quieres perder esos kilos que te pesan más de la cuenta y no eres capaz de hacerlo con dieta, puedes optar por este método no quirúrgico que permite reducir la capacidad de tu estómago. Al hacerlo más pequeño, o más bien al reducir su capacidad, ingieres menos cantidad de comida, por lo que reduces peso rápidamente.

Antes de introducir el balón intragástrico

Debes tener claro desde el principio que es un método reversible, ya que a los seis meses se retira el balón, una vez que ha hecho su función y has adquirido unos hábitos de vida saludables.

Antes de decidirte a introducir un balón intragástrico, también debes saber que mientras lo lleves en el estómago es bueno seguir una dieta diseñada especialmente para ti.

De esta manera podrás aprender hábitos saludables que te ayuden a comer la cantidad justa y los alimentos más adecuados. Además, si empiezas a hacer ejercicio, mejor que mejor.

El proceso de introducción

El proceso para introducción del balón intragástrico es sencillo. Lo primero que hace el especialista es ponerte una sedación para que sea más fácil su implantación. Con la ayuda de un endoscopio, el cirujano introduce el balón vacío en el estómago. Una vez allí, se rellena con un líquido y crece para ocupar más o menos el 60% del estómago. Eso hace que se reduzca considerablemente su capacidad.

Duración del proceso

En unos 20 minutos o como máximo media hora ya se habrá introducido el balón intragástrico.

Ten en cuenta que el balón quedará suspendido en tu estómago, pero descuida que no puede pasar al intestino.

Consejos previos

Antes de someterte al tratamiento, recuerda los siguientes pasos:

  • Llegar al centro donde te van a hacer el procedimiento con suficiente antelación. debes ir acompañado, pues tras la sedación, que es bueno que te lleven a tu domicilio.
  • A la hora de empezar, te tendrás que recostar en una camilla.
  • Tu equipo médico iniciará el proceso de sedación.
  • Una vez que estás relajado, te introducirá el endoscopio por la boca.
  • El endoscopio llega hasta el estómago.
  • Una vez en el estómago, se procede al llenado del balón con una solución específica hasta ocupar el 60% de la capacidad que tiene el estómago.
  • Se extrae el endoscopio.
  • Cuando tu equipo médico comprueba que todo está bien, te podrás ir a casa. Solo tendrás una sensación extraña en el estómago.

Fase de adaptación al balón gástrico

Durante las primeras 48-72 horas se produce una fase de adaptación al balón que se suele llevar bien con las recomendaciones de dieta líquida y sintomáticos.

No se recomienda beber líquidos con las comidas, pero sí que te mantengas hidratado.

Luego hay que pasar a dieta blanda que se va progresando gradualmente a alimentos más consistentes, y comiendo varias veces al día en pequeñas cantidades, sin forzar demasiado.Debes seguir las pautas alimenticias propuesta por tu equipo de especialistas para que pronto puedas notar los resultados del balón intragástrico.