Cómo mantener una dieta personalizada

Una de las mejores opciones para adelgazar es recurrir a una dieta personalizada, un plan nutricional diseñado específicamente para nosotros por un médico nutricionista.

La principal ventaja de este tipo de dieta es que se adapta a nuestras necesidades de adelgazamiento interfiriendo lo mínimo posible en nuestra vida familiar, social y laboral, de manera que podemos seguir con las actividades habituales sin ningún inconveniente. ¿Cuántas veces hemos abandonado una dieta porque es imposible mantenerla con éxito en el entorno en el que nos encontramos?

Diseñar una dieta personalizada que sea fácil de realizar

Para diseñar la dieta personalizada el especialista valorará nuestras necesidades físicas y nutricionales, así como parámetros generales de salud. Para ello, realizará una historia clínica completa en la que recogerá todos los datos relevantes, como por ejemplo nuestros antecedentes familiares de obesidad y de otras enfermedades, patologías ya existentes, hábitos nutricionales, consumo de tabaco y alcohol, actividad física habitual.

Tras analizar esta información junto con nuestra masa grasa y muscular, el IMC y el consumo calórico, entre otras cosas, el médico nutricionista podrá diseñar una dieta personalizada que nos permita conseguir el objetivo de pérdida de peso que nos hemos marcado.

Consejos para llevar a cabo una dieta

Una dieta personalizada no solo nos permitirá adelgazar, sino también controlar el peso alcanzado gracias a los nuevos hábitos alimenticios que adquiriremos a lo largo del plan nutricional. No obstante, para mantener una dieta personalizada de manera eficaz y con los mejores resultados conviene tener en cuenta algunos consejos:

  • Informa a tus familiares y amigos de que has iniciado una dieta personalizada para que puedan ayudarte y apoyarte en todo el proceso.
  • Incorpora la actividad física de manera gradual en tu día a día. Además de promover la pérdida de peso, el ejercicio te ayudará a cargarte de energía y motivarte para seguir adelante con tu plan dietético
  • En los momentos de flaqueza busca apoyo en el equipo de médicos, nutricionistas y psicólogos que siguen tu caso para que te proporcionen las herramientas necesarias para continuar la dieta y alcanzar tus objetivos

banner_peso_saludable

  • Cuando tengas que comer fuera de casa, al elegir los alimentos aplica todo lo que has aprendido sobre una alimentación equilibrada. Si el menú no presenta muchas opciones saludables, pide raciones más pequeñas o alguna variación que no suponga mucho trastorno en la cocina, como por ejemplo una ensalada en vez de patatas fritas para acompañar el plato principal
  • Recuerda que además de perder peso estás ganando salud. Comprobar que te sientes mejor, que puedes hacer más ejercicio sin ahogarte y agotarte a los cinco minutos o que incluso han mejorado parámetros como la tensión arterial o la glucosa en sangre te ayudará a encontrar la motivación que necesitas para seguir