Si estás pensando en comenzar un plan de pérdida de peso saludable, conocer de primera mano las diferencias entre la dieta personalizada y proteinada te ayudará a tomar la mejor decisión. El éxito de una dieta para la pérdida y el control del peso depende de lo bien que se ajuste a nuestras circunstancias. Ni todas las dietas son igual de efectivas ni todas velan por nuestra buena salud.

Muchas dietas peligrosas para adelgazar,  prometen pérdidas rápidas de peso pero no advierten de los efectos nocivos que pueden tener en nuestros órganos y músculos.

Por ello, si queremos adelgazar con salud, es importante que acudamos al médico nutricionista para que valore nuestras necesidades, nos explique las diferencias entre la dieta personalizada y proteinada, y determine cuál de ellas puede ayudarnos a alcanzar nuestro objetivo.

Entre las mejores alternativas para adelgazar están las dietas personalizadas y proteinadas. Para llevar a cabo ambas dietas, es fundamental acudir al nutricionista, quien hará un estudio de nuestra situación para determinar, la cantidad de peso que debemos perder y cuál de estas dos alternativas nos ayudará a conseguirlo mejor.

No hagas una dieta de pérdida de peso por tu cuenta

Es muy importante que acudas al nutricionista, quién estudiará tu caso para elaborar una historia clínica dónde se recogerá toda la información sobre nuestro peso y altura, índice de masa corporal, masa grasa y muscular, consumo calórico, enfermedades que sufrimos y hábitos nocivos que pueden estar entorpeciendo la pérdida de peso, como el sedentarismo, el consumo de comida basura o de alcohol. El especialista también nos preguntará sobre las dietas que hayamos hecho previamente y sobre cuáles creemos que han sido los factores que nos han hecho fracasar.

Diferencias entre la dieta personalizada y proteinada

Las dietas personalizadas y proteinadas están enfocadas a dos perfiles de personas distintos y a continuación vamos a ver las principales diferencias:

Dieta proteinada

Consiste en un plan nutricional basado en el consumo casi exclusivo de proteínas, reduciendo drásticamente los hidratos de carbono y las grasas. De esta manera, se entra en un estado de cetosis, es decir, el organismo utiliza la grasa acumulada como energía, ya que, al haber eliminado de la dieta los hidratos de carbono y las grasas, no puede tirar de ellas.

 

¿A quién va dirigida la dieta proteinada?

Con la dieta proteinada existe una gran restricción de alimentos por tanto, está enfocada a personas cuyo objetivo es perder peso en un periodo muy corto de tiempo, por ejemplo 5-10 kilos en un solo mes, pero preservando la masa muscular.

Una vez alcanzada la cetosis y la pérdida de peso inicial, comienzan varias etapas en las que poco a poco se introducen distintos alimentos hasta llegar a una dieta sana y equilibrada no restrictiva.

Por tanto, la dieta proteinada no sirve a largo plazo, tras la pérdida de peso inicial, es importante seguir una alimentación sana y equilibrada para mantener el peso perdido.

Dieta personalizada

Una de las diferencias entre la dieta personalizada y la proteinada, es que la personalizada no elimina por completo ningún alimento, sino que se adapta, dentro de lo posible, a los gustos y las necesidades de cada persona.

Y lo que es más importante, nos ayuda a perder peso comiendo de una manera sana y equilibrada,  con el objetivo de que el paciente adquiera una reeducación nutricional.

El nutricionista estudiará nuestras necesidades físicas, nuestros hábitos de vida y las dificultades diarias a las que nos enfrentamos a la hora de hacer dieta, especialmente si comemos fuera de casa. El resultado será una dieta diseñada y adaptada específicamente para nosotros.

 

¿A quién va dirigida la dieta personalizada?

La dieta personalizada está ideada para personas que se plantean una pérdida de peso progresiva según lo permita el estilo de vida y la actividad de la persona.

Otras diferencias entre la dieta personalizada y la proteinada

La dieta proteinada, al ser muy restrictiva en su fase inicial, requiere de un gran compromiso por parte del paciente. De ahí que sea necesario un abordaje integral, con el apoyo del médico nutricionista y un psicólogo que ayuden a superar cada una de las etapas de la dieta. Sin embargo, la dieta personalizada al no restringir ningún tipo de alimento, es un poco más permisiva.

No olvides que ambas dietas requieren de control médico, ya que lo más importante es perder peso pero manteniendo un buen nivel de energía y estado de salud.

En el caso de la dieta proteinada este control es especialmente importante, porque la cetosis puede tener consecuencias negativas en el organismo, causando incluso daño renal. Además, es importante evitar que la pérdida de peso sea a costa de la pérdida de masa muscular.

De cualquier manera, el punto común entre ambas dietas es comer de manera sana y equilibrada para mantener a largo plazo la pérdida de peso que hemos conseguido sin poner en riesgo nuestra salud.