Los alimentos con colágeno son de origen animal, sin embargo, aunque no podemos encontrar esta proteína en los de origen vegetal, el consumo de muchos de estos ayudan al organismo a generar colágeno.

¿Qué es el colágeno? 

El colágeno es la proteína más abundante del cuerpo, está presente en la piel, tendones, cartílagos, huesos, encías, en la sangre, en las uñas e incluso en la córnea.

Nuestro organismo es capaz de producir colágeno por sí mismo. Sin embargo, la presencia de esta proteína en nuestro organismo se reduce con el paso del tiempo. Está demostrado que a partir de los 30 años, comenzamos a generar menos cantidad de colágeno.

Existen en el mercado suplementos de esta proteína que pueden consumirse en formato cápsula o en polvos disueltos, y aunque su consumo no es dañino, pudiendo consumirlo de manera natural a través de los alimentos con colágeno ¿Por qué no hacerlo?

A continuación te detallamos algunos de los alimentos con colágeno y aquellos que favorecen su formación en el organismo.

banner_peso_saludable

Alimentos con colágeno

 Los principales alimentos con colágeno son:

  1. Carnes: pollo, cerdo, pavo, vaca, cabra, venado, etc en general, la mayoría de las carnes de herbívoro contienen colágeno. También los embutidos, pero ¡ojo! No debes abusar de ellos por su alto contenido en grasas y sal.
  2. Pescados: Prácticamente todos los pescados ya sea azul o blanco, contienen colágeno.
  3. Gelatina: La gelatina neutra se obtiene de los animales como el cerdo o la vaca, y gracias a su contenido puro en colágeno, ayuda al fortalecimiento de los músculos, cartílagos, ligamentos y huesos.

 Alimentos que estimulan la producción de Colágeno 

  • Alimentos con vitamina C: Presente en frutas como el kiwi, la naranja, el limón, el pomelo, la piña, el melón o el mango, los frutos rojos, sandía, cerezas.
  • Verduras: La mayoría de las verduras cuentan con la capacidad de ayudar al organismo a producir colágeno. El repollo, la berza, la col, la escarola, la coliflor, la espinaca o la berenjena , pimientos, tomates, la remolacha.
  • Los lácteos: los huevos, la leche el queso y el yogurt son ricos en lisina y prolina, ambos aminoácidos que fomentan la producción de colágeno.
  • Los ácidos grasos poliinsaturados: El aceite de girasol o soja o el marisco.
  • Frutos secos: Los frutos secos además de ser una fuente fundamental de grasas buenas, favorecen la producción de colágeno, por tanto, consume cada día, aunque con moderación: nueces, piñones, avellanas, anarcados, castañas, pistachos, semillas de calabaza, pipas de girasol o almendras, al natural.
  • Alimentos con genisteína: La genisteína es una isoflavona presente en algunas plantas como la soja, así, el consumo de leche de soja favorece la producción de colágeno por parte del organismo.
  • Alimentos con azufre: Alimentos como el pollo, el pato, el ajo, el perejil, la cebolla, el plátano, el té, el rábano picante, el tofu, el coco o la papaya contienen azufre, que favorece la producción de colágeno.

Propiedades del colágeno

  1. El colágeno mantiene la elasticidad de la piel. Numerosas cosméticos lo llevan para combatir el envejecimiento y la flacidez.
  2. El consumo habitual de colágeno fortalece los huesos, articulaciones, uñas y pelo.
  3. Actúa como cicatrizante.

Consejos para mantener el colágeno de nuestro cuerpo

Para el mantenimiento de esta proteína, además de consumir estos alimentos con colágeno cada día, es recomendable llevar unos hábitos de vida saludables:

  • Practicar ejercicio físico de manera regular para mantener activas nuestras articulaciones y huesos.
  • Evitar el tabaco y el alcohol, además de otras enfermedades, su consumo está relacionado con el envejecimiento prematuro de la piel.
  • El sol: tomar el sol en exceso y sin protección solar, daña nuestras células y hace que perdamos colágeno.
  • Una mala alimentación con exceso de grasas saturadas y azúcar.
  • No descansar lo suficiente. Dormir bien hace que tengamos mejor aspecto.

En definitiva, para el mantenimiento de esta proteína es suficiente el consumo de alimentos con colágeno además de llevar unos hábitos de vida saludables. Los suplementos de colágeno, solo deben consumirse bajo prescripción médica.