La realidad es la siguiente, la obesidad limita la vida diaria, todos sabemos que la obesidad tiene consecuencias importantes para la salud y que además puede resultar estigmatizante. Estos dos factores son más que suficientes para tomar la decisión de adelgazar, mejorar la salud general y prevenir muchas enfermedades relacionadas con la obesidad.

Pero además, podemos sumar un factor más que tiene que ver con lo mucho que la obesidad empeora tu calidad de vida, impidiendo que te manejes bien en situaciones cotidianas. Hay cuatro aspectos principales que se ver muy limitados por la obesidad.

¿En qué empeora nuestra calidad de vida?

La manera de vestir

La vestimenta es, sin lugar a duda, uno de los principales límites que te encuentras cuando sufres obesidad.

Las tallas grandes brillan por su ausencia en las tiendas y es prácticamente imposible encontrar algo que te encaje y que además siga la moda.

Dejas de usar la ropa que más te gusta y te ves obligada a comprar en tiendas de tallas grandes , que aunque hay tiendas que intentan hacer que la moda pueda vestir a cualquier persona tanto si es obesa como si está delgada, pero la realidad, es que la mayoría de tiendas tiene ropa un poco anticuada.Por lo tanto, terminas vistiendo con ropa que no te gusta o no es tu estilo.

El transporte 

Otro de los límites que te impone la obesidad tiene que ver con viajar, ya sea por ocio o por trabajo. Los asientos de los aviones, trenes y autobuses suelen ser muy pequeños para ti y te obligan a invadir el espacio de la persona que se sienta a tu lado, por lo que ni tú ni quienes te rodean conseguís estar cómodos. A esto debemos sumar las miradas de desaprobación y las posibles quejas que puedan presentar los demás viajeros, lo que hecho que algunas aerolíneas y otros medios de transporte obliguen a comprar dos asientos a las personas que tengan un IMC>30-35.

banner_peso_saludable

El ocio

Que la obesidad limita la vida diaria, se traslada e problema otras actividades de ocio, como ir a restaurantes, al cine, al teatro o incluso de compras.

Hay sitios que no están adaptados a las personas obesas, por lo que es habitual que tengas que enfrentarte a sillas diminutas, inestables o que amenazan con romperse por el peso; mesas pequeñas; pasillos estrechos; poco sitio entre las filas de butacas del teatro…

Por el hecho de ser una persona obesa en ocasiones cuesta más actividades sociales y de ocio, como hacer turismo, rutas en bici o simplemente dar un paseo puede ser un suplicio para una persona obesa.

Problemas sexuales

La obesidad limita la vida diaria y también los problemas sexualesl, ésta no solo se ve afectada por los problemas sexuales que genera la obesidad (disfunción eréctil, imposibilidad física para hacer el amor…),

Todas estas limitaciones pueden causar una gran frustración, pero también pueden ser una motivación para tomar la decisión de pedir ayuda y perder peso. ¡No dejes que la obesidad te ponga límites e inicia ahora el camino a una vida llena de salud.