Si estamos llevando a cabo una dieta de proteínas o algún tratamiento como el balón intragástrico, puede que el final del año, con tantas  comidas y cenas navideñas, se nos esté complicando un poco, y no consigamos adelgazar.

Qué comer con el balón intragástrico

Comer con el balón intragástrico en navidad

Por eso debemos tener cuidado con la alimentación, sobre todo si nuestro IMC está entre 30 y 34, que es lo que se conoce como obesidad levePara estos casos existen varias opciones de tratamiento, entre las que destaca el balón intragástrico , ya que se consigue una sensación de plenitud comiendo una menor cantidad de alimentos.

Para pasar esta época sin grandes sobresaltos cuando nos subimos a la báscula, hay que intentar seguir las mismas recomendaciones dietéticas que hacen los expertos una vez que se ha implantado el balón gástrico, pero adaptándolas a las comidas navideñas.

Esto es fácil siempre y cuando tengamos claro que debemos aprender a comer según las recomendaciones de nuestro equipo de seguimiento integral, que nos irá dando las pautas adecuadas en cada momento y el apoyo psicológico necesario para alcanzar con éxito las metas propuestas.

banner_peso_saludable

Qué comer en Navidad con el balón intragástrico

Por eso, si seguimos las siguientes pautas no debemos tener miedo a ganar los kilos que ya hemos perdido:

  • Comer pavo: en la mayor parte de las comidas navideñas está presente el pavo. ¡Pues hay que aprovecharlo! Es una carne rica en proteínas y baja en grasas. Cuando salga a la mesa, debemos servirnos preferiblemente la pechuga y evitar el relleno y las salsas.
  • Optar por las zanahorias y coles de Bruselas: además de ser el acompañamiento ideal para los platos principales, son una buena fuente de vitamina A y C, y de betacaroteno.
  • Salmón, uno de los pescados más saludables: es recomendable tomarlo cocinado. Si se opta por la salazón, es mejor marinado que ahumado, ya que este último tiene un alto contenido en sal.
  • Aperitivos de frutos secos: Son una buena opción antes de las comidas, te harán llegar con menos hambre a la mesa y son muy saludables. Eso sí, recuerda tomarlos crudos o, como máximo, tostados.
  • Frutas deshidratadas: Se pueden incluir en los postres en forma de compota. Los higos, las ciruelas, las uvas pasas, los melocotones… son una buena fuente de fibra, que además aportan diversas vitaminas.
  • Cítricos: Los podemos tomar en zumos, adornando una ensalada o en mousse. Además de las vitaminas y fibra que nos aportan, nos ayudan a evitar los resfriados.
  • Castañas: aunque lo más apetecible sea el marrón glacé, es mejor tomar las castañas asadas, que pueden acompañar los asados e incluirse en varios postres navideños.
  • Brindis: Sin excedernos, se puede hacer un brindis con nuestros familiares y amigos. Aquí también vale la máxima de mejor tomar el alcohol en copa pequeña: además de tomar menor cantidad, visualmente parece que bebemos más.