Durante el periodo de gestación, en especial si vas a ser madre primeriza, es normal que te surgan dudas acerca de las revisiones ginecológicas en el embarazo que debes hacerte, conocer que pruebas durante el embarazo son imprescindibles, es muy importante para llevar un embarazo sano y seguro.  A continuación te contamos cuáles son algunas de ellas.

 

Las revisiones ginecológicas en el embarazo

Una vez que sepas que estás embarazada, el seguimiento se realizará aproximadamente cada 4 semanas hasta la semana 36, y luego será cada semana hasta el momento de dar a luz.

¿Cuándo se realiza la primera revisión?

La primera revisión importante se realiza durante el primer trimestre a partir de la sexta semana de embarazo. En esta visita, el ginecólogo te hará una serie de preguntas con el fin de elaborar y completar tu historial clínico.

La información que se recoge en una de estas revisiones ginecológicas en el embarazo es:

• Antecedentes familiares (tuyos y del padre del bebé).
• Hábitos de vida.
• Ciclo menstrual.
• Embarazos y/o abortos anteriores.
• Alergias y patologías que puedas presentar.
• Consumo de tabaco y alcohol.
• Medicación.

¿Qué pruebas se realizan en la primera revisión?

Análisis de sangre y orina

Además, el ginecólogo te hará una analítica completa de orina y de sangre para detectar incompatibilidades sanguíneas entre la madre y el bebé, la posible presencia de anemia, hepatitis, toxoplasmosis y diversos anticuerpos.

Medición de la presión arterial

Asimismo, te tomará la presión arterial, te pesará (estas pruebas serán rutinarias en cada mes).

Exploración física

El ginecólogo también hará una exploración física en la que palpará tu abdomen, vagina y mamas para confirmar que todo está bien.

En esta etapa (semana 10) también se hará, si quieres, el Screening bioquímico para detectar la presencia de alguna alteración cromosómica, con la trisomía del 21, más conocida como síndrome de Down, y defectos del tubo neural (para detección de espina bífida y anencefalia). Por último, la ecografía vaginal permitirá ver:

• Si hay uno o más embriones.
• Si los embriones están vivos y bien implantados dentro del útero.
• Alguna malformación fetal.
• En qué semana de la gestación te encuentras.
• La fecha probable del parto, que siempre será aproximada.

El ginecólogo te indicará las fechas de tus futuras revisiones ginecológicas en el embarazo.

Otras pruebas que se realizan durante el embarazo

Si tienes más de 35 años o si el Screening bioquímico ha mostrado un riesgo elevado de presentar anomalías cromosómicas, es posible que te proponga realizar otros test de diagnóstico prenatal o una amniocentesis independientemente de tu edad.

La amniocentesis consiste en extraer una muestra de líquido amniótico para analizar las células fetales, lo que conlleva cierto riesgo de infección o aborto, por lo tanto, es una decisión voluntaria y totalmente personal que deberás tomar conjuntamente con el padre.

Afortunadamente, existe un Test de Diagnóstico Prenatal no invasivo que permite conocer la misma información pero sin poner en riesgo la vida del bebé. Cuando acudas a las revisiones ginecológicas en el embarazo, no dudes en preguntar a tu ginecólogo sobre esta prueba.

Las fechas clave en las revisiones ginecológicas en el embarazo

Semanas 11 y 16

Entre las semanas 11 y 16 se realizará otra revisión, en este momento es cuando se realiza la primera ecografía para examinar el estado del embrión y el desarrollo de los órganos del bebé, y es un momento muy especial y emocionante para los padres, porque podéis escuchar el latido de vuestro bebé, aunque dependiendo del ecógrafo, se puede escuchar ya en la semana 6.

Semanas 24 y 28

Entre las semanas 24 y 28 el médico te hará el test de la glucosa o de O’Sullivan para descartar una posible diabetes gestacional. A partir de este momento,se recomienda empezar con la preparación al parto, durante la que aprenderás cuáles son las fases del parto , y conocerás técnicas de respiración y relajación para afrontar el momento.

Semanas 30 y 34

Entre las semanas 30 y 34, además de las mediciones de rutina se vuelven a repetir las pruebas de anemia, hepatitis y toxoplasmosis del primer trimestre, y se realizan pruebas de coagulación y otras adicionales, incluyendo una ecografía para examinar si el crecimiento del feto es normal, en qué posición está el bebé, la situación de la placenta y la cantidad de líquido amniótico.

Semanas 34 y 36

A partir de la semana 34, generalmente en la semana 36, se realiza un cultivo vaginal y rectal para descartar la presencia del Estreptococo agalactiae, que puede transmitirse al bebé durante el parto y provocarle infecciones graves.

Si esta prueba es positiva, se administrará un antibiótico durante el parto. Asimismo, se vuelve a examinar el crecimiento del bebé y la colocación correcta de la placenta y el cordón umbilical.

Semana 38

A partir de la semana 38 aproximadamente, las revisiones ginecológicas en el embarazo, o el seguimiento será semanal, y se empezarán a realizar las monitorizaciones fetales hasta el momento del parto, con un aparato que registra el latido del bebé y las contracciones del útero.

Además, el ginecólogo realizará una exploración vaginal para evaluar el estado del cuello uterino.

¿Cuándo nace el bebé?

Normalmente. el bebé nace entre las semanas 38 y 42. Si no se inicia el parto espontáneamente, a partir de las 41 semana y 3 días. No dudes en consultarle a tu ginecólogo todas las dudas y preocupaciones que tengas, pues lo más importante en esta nueva etapa de tu vida es que estés tranquila y te sientas segura.